11703242_971322099600142_391151145285125214_n

Este sendero parte de La Cancelilla, punto localizado en la crestería de Anaga, junto a un aparcamiento de tierra y un muro de piedra, y también en la divisoria de los barrancos de Igueste, al este y el de San Andrés, al oeste.

 

Al surgir de la línea cumbrera, la senda se adentra al principio en laurisilva, descendiendo por la vertiente sur del macizo y encaminándonos al tramo alto del Barranco de Igueste. Poco después el bosque da paso al brezal mucho más abierto, disperso y xerófilo, y que posteriormente da paso al cardonal-tabaibal y su vegetación acompañante.

 

Al igual que otros barrancos de Anaga, no es muy profundo y la cabecera se abre en abanico enriquecido con otros barranquillos secundarios como el de Chiquina, el de Piedra del Fuego y el de Las Piletas, aflorando multitud de diques, cuevas y roques (Cabezo Mirabal, Corral de Los Puercos, Montaña Hoya de Los Juncos) según descendemos, que dan al paisaje un aspecto salvaje y caótico.

 

La senda busca el cauce del tajo mientras se distingue la ubicación de Las Casillas en lo alto de la cresta oriental del barranco, además se van divisando otras casas aisladas repartidas por el fondo que resaltan en este entorno tan aislado. Una vez en el lecho del barranco se puede continuar por él hasta el pueblo costero de Igueste, gran parte del tramo mediante una pista asfaltada.

 

Otras opciones o variantes de esta ruta es desde La Cancelilla seguir cresteando hacia el Cabezo del Mirabal y luego descender por la vertiente occidental del Barranco de Igueste hasta el Lomo de La Cruz, cerca de Igueste, o bien descender hacia el barranco vecino de San Andrés (o de Las Huertas), también desde La Cancelilla, recorriendo gran parte del fondo de ese tajo.

 

Texto y foto: Salvador González Escovar.

Anuncios