Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El edificio estratovolcánico de El Teide se ha ido construyendo durante los últimos 100.000 años tras sucesivas erupciones que han ido apilando material volcánico de diversa índole y capa tras capa hasta alcanzar la altura actual de 3.718 m.s.n.m., como si el gran volcán fuera una catedral geológica que nos muestra las diferentes etapas de su existencia.

La parte terminal de El Pilón, el punto más elevado del Teide, se formó durante una fase volcánica ocurrida hace unos 1.000 años. Sin embargo, al magma presente en las profundidades de la corteza terrestre cada vez le resulta más difícil alcanzar esa altura, y es difícil que la montaña continúe creciendo en altitud, más teniendo en cuenta la implacable erosión que siempre trabaja en sentido contrario, por lo que en caso de producirse futuras erupciones en la zona, sería habitual que tuvieran lugar en los flancos o en los conos adventicios o satélites del volcán, como de hecho puede apreciarse desde épocas pasadas en las Narices del Teide, en la fachada occidental del Pico Viejo, en Montaña Blanca, en la Montaña Abejera o en el Pico Cabras. De igual manera diferentes tipos de erupciones han tenido lugar durante su dilatada historia, como las explosivas de Montaña Blanca, hasta el derrame de lavas viscosas como las del Pico Cabras, del Tabonal Negro o del Valle de las Piedras Arrancadas, pasando por las más oscuras, brillantes y ricas en obsidiana propias de las Narices del Teide.

Esa diversa naturaleza volcánica origina una textura sobre la superficie caracterizado por malpaíses, fruto de lavas viscosas que se quiebran con el empuje de la lava y se amontonan en lugares de poca pendiente; túneles, cuevas y lavas cordadas superficiales, fruto de lavas más fluidas y, finalmente llanuras de piedra pómez, producto de erupciones de carácter explosivo que dispersan material ligero a distancia, y con la ayuda de agentes erosivos como lluvias torrenciales a lo largo del tiempo, generalmente se depositan al pie de roques y de la pared sur del Circo de Las Cañadas. Esos diferentes fenómenos volcánicos conllevan vistosos contrastes cromáticos en el lunático y aparentemente primigenio y desolado entorno volcánico que nos rodea.

El sendero de La Fortaleza avanza desde El Portillo en dirección noroeste, pasando por pequeñas vaguadas pumíticas de las que afloran ariscos roquedos de tonalidad marrón oscuro, resaltando sobre el pálido entorno.

El límite superior del pinar que reviste de un tupido y frondoso verdor el Valle de La Orotava lo tenemos cerca, y parece mantenido a raya por este paisaje lunático a medida que nos acercamos al Cabezón, el vértice del gran escalón de la Ladera de Tigaiga, esa uniforme arista que desde la costa norte insular asciende hasta las cumbres tinerfeñas.

El Roque de La Fortaleza se encuentra cercano, elevado verticalmente sobre la Cañada de Los Guancheros, una gran planicie pumítica originada por el arrastre mediante escorrentías y lluvias de ese ligero material volcánico, desde las inmediaciones de Montaña Blanca hasta la barrera física que forma el citado roque.

Un corto ascenso desde la Cañada de Los Guancheros nos conduce a la degollada existente entre El Cabezón y el Roque de La Fortaleza, y desde ahí seguimos subiendo ligeramente por la vertiente norte del roque, de perfil más suave que la vertical y cortada pared sur, divisando en el camino una parte de los extensos pinares del norte de la isla, desde la Dorsal de Pedro Gil, a oriente hasta los de Icod a occidente.

Finalmente la senda gira al sur y acomete de forma decidida el tramo final a la cumbre de La Fortaleza, donde nos sorprende la relativa abundancia de cedros canarios (Juniperus cedrus), tal vez el lugar de Las Cañadas donde más ejemplares existen de manera natural, y además observando plantas jóvenes de ese austero, longevo y escaso árbol.

Desde el mismo borde que señala la cumbre de La Fortaleza se disfrutan de unas visiones espectaculares del Teide, casi a tiro de piedra, con su cara noreste y parte de la grandiosa e imponente fachada norte destacando sobre el resto de la vertiente norte de la isla, alzándose sobre los extensos y tupidos pinares de La Guancha e Icod

Los límites del gran volcán, desde la Montaña Abejera hasta La Fortaleza, parecen marcar una frontera nítida entre el extenso pinar del sector norte de la Corona Forestal de Tenerife y el matorral subalpino de alta montaña que domina el interior del espacio de las Cañadas del Teide.

El Roque de La Fortaleza presenta un borde alargado en sentido este-oeste que puede ser recorrido íntegramente sin mayor dificultad.

Sin montañas entre medias entre el mar y la cumbre del volcán, desde la costa hasta el Pico del Teide, la panorámica de la fachada norte de la isla en permanente caída nos hace imaginar la magnitud del colosal desplome masivo que debió de originar los valles de La Orotava y de Icod.

Mirando hacia oriente se adivina el relieve de la parte más occidental de la cara norte de la península de Anaga, y hacia el oeste distinguimos algunos escarpes del Macizo de Teno como sus puntos culminantes de Erjos y Bolico.

Los volcanes satélites de Abejera y Pico Cabras se asientan de manera casi testimonial en la base de la cara norte del Teide, y más cerca nuestra mirada se desploma unos 200 metros en vertical sobre la planicie de la Cañada de Los Guancheros para terminar de cerrar una panorámica amplia, extasiante y estratégica se mire donde se mire.