Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Es un camino alternativo al sendero del Aserrador que también une el caserío de Ifonche con Adeje, y de la misma manera se trata de un sendero con un gran interés geológico y botánico.

Desde Ifonche la senda se acerca al borde oriental del Barranco del Infierno, divisando su parte más espectacular, encajonada y profunda, junto a una casa de labranza y una era. Poco más abajo el sendero penetra en la parte superior de la vertiente oriental del tajo y sin llegar a descender demasiado se alcanza una degollada (en la que aflora una colada pumítica o de jable) junto al Roque Abinque, que es un potente escarpe vertical que surge súbitamente desde lo más profundo del Barranco del Infierno. Algunos brezos, además del pinar, junto a bicácaros, escobones, cerrajas, tabaibas mejoreras, magarzas, tajinastes, cardoncillos y multitud de plantas rupícolas encuentran refugio en las empinadas laderas del barranco.

Desde aquí el encajonado tajo hunde nuestra mirada en el abismo, mientras en su vertiente opuesta unos curiosos acantilados estriados adornan la pared.

Mirando en sentido opuesto y fuera de los límites del Barranco del Infierno se contemplan los escarpes del Roque de Los Brezos, Nariz de García, Imoque y Roque del Conde, constituyendo los roques más emblemáticos del Macizo de Adeje, que junto a los macizos de Anaga y Teno son las zonas más antiguas desde el punto de vista geológico.

La senda, en algunos puntos algo confusa y derruida, sigue descendiendo, bordeando las laderas oriental y sur del Roque Abinque, y pasa sobre una profunda y angosta garganta enfilada hacia la zona baja del municipio de Adeje. Además diques, roques, almagres y arcos quedan al descubierto por procesos erosivos acontecidos durante varios millones de años, todo ello en un paisaje de gran desnivel que contrasta con la plataforma costera divisada al fondo, zona sumamente urbanizada a lo largo y ancho de todo el suroeste insular. 

El pinar ha quedado atrás y van apareciendo árboles aislados propios del bosque termófilo como sabinas, acebuches y almácigos, y arbustos como guaydiles, granadillos, cornicales y jaguarzos que finalmente se entremezclan con la vegetación xerófila del cardonal-tabaibal dominante en la zona baja de la isla.

En la parte final del descenso, después de que el sendero vuelva a aproximarse al borde del Barranco del Infierno pero sin llegar a alcanzarlo, y de atravesar un canal, el camino seguido da paso a una pista agrícola que nos conduce hasta un parque próximo al cementerio, a la entrada del pueblo de Adeje.

PALO BLANCO I

3 agosto, 2017

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El Palo blanco (Picconia excelsa) es un árbol de corteza blanquecina de hasta 10 metros de altura

Tiene las hojas opuestas, simples, enteras, obovadas o lanceoladas, glabras y coriáceas, bordes revolutos y de color verde oscuro.

Flores hermafroditas de color blanco pálido, pequeñas y agrupadas en racimos terminales.

El fruto es una drupa ovoide negra en la madurez de hasta 2 cm. de longitud.

Este árbol es un endemismo macaronésico que normalmente forma parte de los bosques de laurisilva, localmente dominante en las zonas inferiores del monteverde, apareciendo también en el fayal-brezal y en el pinar mixto. Pertenece a la familia de las Oleáceas, su reproducción resulta sencilla y en Canarias se distribuye por todas las islas a excepción de Lanzarote.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El Jocamo es un arbusto muy ramificado de hasta 2 metros de alto, con los tallos cuadragulados, hojas de forma lanceolada a ovada, muy vellosas por el envés, con los bordes crenados, serrados o subenteros.

 

Flores axilares dispuestas en racimos de 1 a 4 flores, corola bilabiada de color rosado a rojo, con el labio superior muy corto y bífido, y el inferior casi entero o trilobulado. Estambres largos, sobresaliendo de la corola.

 

Forma parte de las comunidades termófilas de las islas centrales y occidentales, especialmente en las vertientes oeste y suroeste de las mismas.

 

Endemismo canario-maderense: en Madeira se encuentra la subspecie típica (Teucrium heterophyllum subsp. heterophyllum), mientras que en Canarias existen dos subespecies (T. heterophyllum subsp. hierrense, en El Hierro y T. heterophyllum subsp. brevipilosum en Gran Canaria, Tenerife, La Gomera y La Palma).

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El almácigo (Pistacia atlantica) es un árbol perteneciente a la familia de las anacardiáceas que también se encuentra presente en África y Europa meridional.

El tronco es robusto, con la corteza rugosa de color gris oscuro que se cuartea con los años, pudiendo alcanzar hasta los 15 metros de altura.

Los ejemplares adultos presentan una copa amplia, muy ramificada, tupida y de forma semiesférica característica.

Las hojas son compuestas imparipinnanadas (número impar de foliolos, lo que lo diferencia del otro pariente existente en Canarias, el lentisco), de color verde tierno cuando son jóvenes, oscureciéndose y curvándose al envejecer. Los foliolos tienen borde entero, con 4 o 5 pares de foliolos, y uno terminal en la punta, por cada hoja, hoja que puede alcanzar una longitud de unos 12 cm. en conjunto. Es un árbol caducifolio, y junto al sauce canario son los únicos árboles, no introducidos por el hombre en las islas, que pierden las hojas en otoño.

Flores dioicas. Las flores masculinas dispuestas en racimos colgantes en las ramas, numerosas, y de color crema-rojizo. Las femeninas formando racimos axilares densos.

Los árboles femeninos dan frutos duros, rojos en la madurez, de forma ligeramente apepinada, de entre 4 y 6 mm. de tamaño, y cada uno de ellos contiene una semilla, que suele germinar fácilmente ayudada por la acción dispersora de las aves.

El almácigo forma parte de los bosques termófilos de las islas, principalmente entre los 300 y 600 metros de altura sobre el nivel del mar, más habitual en las vertientes norte, noreste y noroeste. Mucho más esporádica en las fachadas orientadas al sur de las islas, donde se refugia en laderas de barrancos y riscos inaccesibles.

Se distribuye por Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, La Gomera y La Palma.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Desde la localidad de El Portillo, este sendero sigue la ruta nº 6 del parque nacional hacia Montaña Blanca, pasando por las Montaña de Los Tomillos y de Los Conejos, dos vetustos y desfigurados conos volcánicos que destacan sobre el pálido, vasto y lunático terreno pumítico, todo ello en lo que es el Camino Viejo de subida al Teide, con una aproximación más larga de lo que es el camino de ascensión típico al estratovolcán desde el aparcamiento situado en la base de Montaña Blanca. Tras una apacible y sostenida subida desde el comienzo a través de una senda bien marcada con piedras en sus bordes, el sendero aumenta la inclinación al aproximarnos a la base de Montaña Blanca y enlaza, al final, con la pista que sube por la ladera oriental de esa pálida mole satélite del Teide, mientras se divisan mirando al sur las caóticas y desgarradoras estribaciones de la Montaña Rajada. Siguiendo la larga y citada pista se sube hasta la amplia cima de Montaña Blanca, pasando al lado de las espectaculares y oscuras bombas volcánicas de los Huevos del Teide, desperdigados en medio del terreno pumítico, lo que añade un nítido contraste cromático al pálido entorno. Allí empieza el zigzagueante y polvoriento sendero de subida al Teide, que nos lleva primero al Refugio de Altavista (3.260 m. de altura) después de unas 3 horas de ascenso continuado. En la parte final el camino es empedrado, entre oscuros y ásperos malpaíses que esconden algunos túneles y recovecos como la Cueva del Hielo, alcanzando posteriormente La Rambleta, a 3.500 m.s.n.m., junto a la estación terminal del teleférico.

Ya solo queda superar el corto pero empinado tramo de El Pilón, el Pico del Teide (3.718 m.s.n.m.), de forma cónica, mediante el sendero “Telesforo Bravo”, con el permiso pertinente (trámite necesario por culpa del jodido teleférico, instalación turística que fomenta el turismo masivo en el corazón de todo un parque nacional, dos conceptos que deberían ser incompatibles y excluyentes entre sí, además de la contaminación visual que suponen las torretas y los cables que trasladan el funicular a lo largo de la ladera sur del Teide).

El Cabildo de Tenerife, como accionista mayoritario del teleférico, parece más preocupado por explotar turísticamente el parque nacional (ya más bien convertido en parque temático o de atracciones) y por recaudar pingües beneficios económicos que velar por el interés general de la isla y por la conservación del lugar. No es extraño que presuman de que es uno de los parques nacionales más visitados de España, lo cual resulta normal con la gestión llevada a cabo, pero no por ello necesariamente beneficioso para Las Cañadas del Teide. Sin embargo pocos hablan de las amenazas al espacio protegido como la proliferación de especies exóticas (conejos y muflones) que atentan contra la flora endémica, o de la descontrolada afluencia de visitantes en determinadas zonas del espacio volcánico.

¿Qué prevalece en un parque nacional, la conservación de la biodiversidad y del territorio o el negocio de unos cuantos?

¿Alguien se imagina un funicular en el Monte Perdido, en el parque nacional de Ordesa, o en el Pico Urriellu, en el parque nacional de los Picos de Europa o en el Pico Mulhacén, en el parque nacional de Sierra Nevada?

La Montaña debe ser para montañeros y con instalaciones de este tipo pierde parte de su atractivo, magia y encanto.

El camino de vuelta a El Portillo, una vez bajamos de nuevo hasta la falda de Montaña Blanca, puede variarse con respecto al de ida, siguiendo, desde poco más abajo de su unión con la pista de Montaña Blanca, el sendero nº 22, el cual se dirige casi directamente a los Riscos de La Fortaleza pasando por el Llano de Las Brujas, para luego seguir el sendero nº 1 que desde allí nos devuelve a El Portillo.

Los Riscos de La Fortaleza y el vecino de El Cabezón (que es la cúspide de la arista de la Ladera de Tigaiga, o escalón montañoso elevado uniformemente desde la costa hasta las cumbres insulares) resultan fáciles de ascender, y desde la cima de El Cabezón se tienen buenas panorámicas del Valle de La Orotava y de la Dorsal de Pedro Gil perfilando la vertiente opuesta del valle.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Pequeña hierba perenne, con ramificación abundante, hojas pubescentes, pequeñas, de bordes solo ligeramente lobulados y de forma ovadas o espatuladas.

 

Flores vistosas con cinco pétalos, un espolón corto, tricolores, predominando el malva-rosado, raramente de color pálido, con manchas oscuras y amarillas en el centro de la flor. Florece en primavera y presenta fructificación abundante. 

 

Es un endemismo local de las cumbres de Las Cañadas del Teide, muy amenazada, encontrándose de forma testimonial en los andenes de la pared norte y cerca de la cima de la Montaña Guajara, en los terrenos pumíticos y laderas de Montaña Blanca y en la parte terminal del Pico del Teide, en Pico Viejo, siempre en alturas comprendidas entre los 2.400 y los 3.600 m.s.n.m, siendo la especie vegetal que alcanza cotas más elevadas en todo el territorio nacional.

 

Prefiere sustratos pumíticos, estando bien adaptada a las pedreras de ese terreno, siendo más rara en comunidades rupícolas.

 

La mayor parte de sus poblaciones se encuentran altamente amenazadas por la gran densidad de visitantes del Pico del Teide, por la facilidad de acceso a sus poblaciones y por la introducción de muflones en los años 70 del siglo pasado con fines cinegéticos, además de la depredación por parte de los conejos. No se ha observado una expansión a partir de la erradicación del pastoreo de cabras debido probablemente al aumento de los factores de amenaza indicados. Actualmente se ha procedido al vallado de algunas poblaciones para protegerlas, al igual que se ha hecho con otras plantas amenazadas del parque nacional.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

 

La Ladera de Güímar limita el valle homónimo por el sur, a modo de arista que desciende uniformemente desde las cumbres de Izaña hasta el mar, por lo que en ella podemos encontrar todos los pisos bioclimáticos de la isla, desde restos de bosquetes termófilos en su parte media-baja hasta vegetación de alta montaña en la cima, pasando por una franja de monteverde y otra más ancha de pinar canario, además de una variada flora rupícola que crece en las riscos y en los paredones verticales que enlazan súbitamente con el legendario y profundo Barranco de Badajoz. La ruta que nos ocupa transcurre por la zona media de la ladera, a una cota de unos 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar aproximadamente, dentro por tanto de la franja del monteverde de la ladera.

El sendero de las Ventanas de Güímar parte de la pista de Anocheza. Es una pista ascendente que recorre la arista de la Ladera de Güímar y que comienza cerca del punto kilométrico 35 de la Carretera General del Sur, tras una curva a la derecha, después de pasar el Mirador de Don Martín.

Una vez que hemos llegado a Anocheza es recomendable dejar el coche lo más arriba posible porque la pista es bastante empinada y además asfaltada hasta poco antes del Pino de Tomás Cruz, junto al grupo de antenas de comunicaciones y una tanquilla repartidora de aguas. Comenzaremos a caminar justo donde termina el cemento y comienza la pista de tierra hacia arriba. Tras haber recorrido unos 20 minutos aproximadamente llegamos al pino de Tomás Cruz, seguiremos subiendo por la misma pista un poco más adelante hasta llegar a una hilera de cipreses y un desvío hacia la derecha que indica el inicio de la ruta junto al canal, actualmente en desuso y sin portar agua.

En unos 20 minutos desde el inicio del sendero llegaremos a una pala accidentada junto al canal y justo detrás de ella encontramos la entrada del primer túnel. A partir de aquí todo el sendero se realiza siguiendo el canal en un trazado horizontal manteniendo la cota, canal en algunos tramos derruido por derrumbamientos y que va alternando entre lugares abiertos y galerías, y pese al vértigo que puede sentirse en algunos tramos donde las ventanas de los túneles (no todos los túneles tienen respiraderos o ventanas al adentrarse bastante en la pared de la ladera, disminuyendo así el trazado del canal) se abren al abismo, el único peligro es no golpearse con los laterales y el techo de los mismos, siendo imprescindible llevar casco y frontal.

Las vistas que ofrecen estas ventanas abiertas en los paredones (para mantener la iluminación natural en lo posible, para ventilar los túneles y para tirar escombros a medida que se iba perforando la roca) y del canal en general, cuando éste transcurre fuera de ellos, son sencillamente espectaculares e imponentes, percibiendo la inmensa verticalidad de los descomunales farallones basálticos que unen y a la vez separan el fondo del Barranco de Badajoz con la cada vez más elevada arista de la ladera. Los paredones y la verticalidad imperante atenazan los sentidos y esta sensación va aumentando al acercarnos a la parte más salvaje del tajo, cada vez más retorcido y angosto, imponiéndonos además otra limitación espacial, incluso en los tramos fuera de las galerías donde también se percibe una oscuridad ambiental impuesta por los paredones y por el propio cañón, y cada vez más enigmática, mientras vamos atravesando, por medio de este canal que parece perderse por momentos en las entrañas de las paredes de basalto, espectaculares fugas y barranqueras laterales que enfilan la mirada y el resto de los sentidos hacia el fondo del sobrecogedor, profundo y atractivo barranco.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El saúco (Sambucus nigra ssp. palmensis) es un endemismo canario perteneciente a la familia de las caprifoliáceas. Es un arbusto o árbol pequeño y caducifolio, de hasta 5 metros de altura y de follaje denso. Tiene troncos y ramas débiles que se arquean con facilidad. La corteza es pardo-grisácea y algo agrietada.

 

Las hojas son compuestas, imparipinnadas (número impar de foliolos), con 3 o 4 pares de foliolos laterales y un foliolo terminal más grande. Los bordes de los foliolos son dentados o aserrados. El envés es velloso. En conjunto, la hoja puede medir más de 25 cm. de largo, mientras cada hojuela tiene entre 5 y 7 cm. de largo.

 

Inflorescencias umbeliformes de unos 10 cm. de diámetro, blancas, olorosas, aplanadas o abombadas, racemosas, muy conspicuas, recordando a las flores del follao, y cada flor que forma parte de la inflorescencia es pequeña.

 

Los frutos son pequeños, subglobosos, de unos 6 mm. de diámetro, poco vistosos, de color negro-parduzco en la madurez.

 

El saúco es una especie extremadamente rara. Se estima que una veintena de ejemplares en estado silvestre se reparten por tres islas y con escasas evidencias de propagación natural. Su emplazamiento natural es muy local y relegado a los sectores más húmedos, umbríos y selectos de la laurisilva, que junto a su escasa capacidad de reproducción sexual hace que se encuentre en peligro de extinción en las cuatro islas donde habita, Gran Canaria, La Palma, Tenerife y La Gomera.

 

Su dispersión es aparentemente ornitócora y progresa por acodos naturales; en viveros ha sido propagado por estacas ya que su reproducción sexual es muy limitada pues dispone de una proporción muy limitada de semillas fértiles.

 

El saúco tiene interés medicinal como curativo de eczemas, mientras su porte y floración le confieren interés para jardinería de zonas húmedas.

 

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Se trata de un arbusto de hasta 1.5 metros de alto, con tallos parduzcos, porte globular y ramificación abundante.

Hojas agrupadas en los extremos de los tallos, de color verde claro, pubescentes por las dos caras, agudas y de forma anchamente lanceoladas a ovadas.

Flores abundantes sobresaliendo del ramillete de hojas, de color rosado, llamativas y de desarrollo primaveral.

Fructificación abundante pero afectada por larvas de insectos.

Es una especie endémica de Tenerife y Gran Canaria, aunque la población de Tenerife, más localizada y limitada a la Ladera de Güímar, Barranco de Badajoz y del Río, donde es abundante localmente, entre los 600 y 1.500 metros de altitud, dentro por tanto del ámbito del bosque termófilo, zonas limítrofes con la laurisilva más xerófila y también del pinar, subespecie a la que se ha propuesto como variedad diferente (tenerifae) e independiente.

Las poblaciones de Gran Canaria se distribuyen en una zona de mayor superficie, por las zonas centrales de pinares hasta los 1.700 metros de altitud.

El hecho de no tratarse de una especie apetecida por el ganado ha supuesto un estado de conservación aceptable aunque solo habite de forma natural en dos islas.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Hierba perenne, leñosa y muy ramificada desde la base, de hasta 1.5 m. de alto.

Hojas opuestas, pubescentes, de forma oblongo-lanceolada, obtusas y los bordes toscamente dentados.

Inflorescencias erectas, frecuentemente ramificadas por la base, de color azul-morado, a veces blanca, con el lóbulo medio del labio inferior más largo que los laterales.

Habita en la zona subalpina de Las Cañadas del Teide, entre los 2.000 y 2.500 m.s.n.m., y también en las Cumbres de la Caldera de Taburiente.