ADERNO

21 diciembre, 2011

El aderno o sacatero (Heberdenia excelsa) es un endemismo macaronésico perteneciente a la familia de las mirsináceas.

El tronco de este árbol es recto, con la corteza lisa y blanquecina, superando en ocasiones los 6 metros de altura, pudiendo alcanzar los 10 metros.

Las hojas son bastantes grandes, de hasta 16 cm. de largo y 6 cm. de ancho. Tienen el borde entero, su forma es más o menos romboidal, desde obovadas a oblongas, con el ápice obtuso, peciolo corto, nerviación central prominente y bien marcada y coriáceas al tacto. Su color es verde tierno y amarillentas, a veces con tonos pardos en el envés de la hoja.

Sus flores son hermafroditas, dispuestas sobre las ramas, normalmente por debajo del grupo de hojas terminales, de color verdoso-amarillento y pequeñas.

El fruto es una baya globosa dura, pequeña de hasta 6 mm. de diámetro, de color violáceo en la madurez.

Prefiere las zonas más húmedas de los bosques de laurisilva para desarrollarse, aunque también pueden observarse de forma aislada ejemplares de menor porte y con las hojas más reducidas, fuera de los los límites de este bosque, en riscos, barrancos y zonas escarpadas de ambientes de transición a bosques termófilos. En general se trata de un árbol poco común en su hábitat óptimo. Se distribuye por todas las islas excepto Fuerteventura y Lanzarote.

Texto y foto de Salvador González Escovar

  • Según artículo escrito por Haridian Mederos en La Opinión de Tenerife el 19 de diciembre de 2011 bajo el título “El ´culebrón´ del gas se eterniza tras más de 20 años de pugna entre las instituciones. La regasificadora de Tenerife empezará a construirse a mediados de 2012 en cuanto logre la autorización de Industria”:

La historia del gas en Canarias es todo un culebrón con visos de continuidad.

Detractores y partidarios siguen 22 años después dando la batalla. La planta regasificadora en Tenerife, ubicada en Granadilla, va más avanzada y a falta sólo de la autorización administrativa del Ministerio de Industria, lo que permitiría el inicio de las obras a mediados del año 2012. En cambio en Gran Canaria no se conoce aún el sitio destinado para esta infraestructura.

Todo comenzó con la reforma del Plan Energético de Canarias (Pecan) de 1989, que abría las puertas a plantas de ciclo combinado en las dos principales Islas y a la instalación de dos regasificadoras a fin de reducir la contaminación. Ésta fue la primera vez que en España se habló de usar gas natural para generación eléctrica.

No sucedió nada en 10 años porque no había reconocimiento normativo del Estado en el plan energético nacional para las inversiones de esta índole, hasta que en 1999 el Gobierno de Canarias promueve la constitución de la Compañía Transportista de Gas Canarias (Gascan), con el entonces consejero regional de Economía y Hacienda, José Carlos Mauricio, a la cabeza, junto con Endesa.

Si bien en un primer momento tenían presencia también las cajas de ahorros éstas se apartaron para dar paso a 12 empresarios de Gran Canaria y de Tenerife, que constituyeron Regional Canaria de Energías. Durante esa década el Ministerio empezó a reconocer las centrales de ciclo combinado que utilizan gas como combustible.

La transportista de gas de las Islas es la encargada de almacenarlo, no compra ni vende, y el precio por acumularlo está regulado por el Estado. Gascan arrancó su actividad en 2002 y comenzó a elaborar los proyectos para las declaraciones de impacto ambiental en los lugares que iban a acoger las dos plantas regasificadoras, cada una de ellas con una inversión de 271 millones de euros.

El Ministerio de Medio Ambiente emitió informe favorable de impacto ambiental en 2007 a la de Granadilla, cuyo puerto -infraestructura obligatoria que debe acompañar a las regasificadoras- está en construcción. En Arinaga la oposición férrea por parte del Ayuntamiento de Agüimes y la Mancomunidad del Sureste ha frenado al resto de las administraciones a tomar una decisión, además de que habría que ampliar también su puerto. El Cabildo grancanario debe redactar el Plan Territorial Especial de Hidrocarburos para fijar el lugar del gas. El Gobierno regional cambió la Ley del Sector Eléctrico de Canarias para poder saltarse la licencia municipal y obligar al municipio a aceptar la planta aplicando el interés general.

El alcalde de Agüimes, Antonio Morales, advierte de que el gas “acentuará la dependencia energética de Canarias” y anuncia que irá a los tribunales si imponen la planta en Arinaga.

Antonio Morales, sostiene que su municipio “siempre se opondrá” a la planta de gas en Arinaga. “No la admitiremos nunca porque nos están engañando, es un pelotazo del lobby eléctrico a costa del interés general “, aseguró el regidor, que explicó que “el gas libera menos CO2, pero genera metano, 20 veces más inductor del calentamiento global”.

  • Según artículo escrito por Haridian Mederos en La Opinión de Tenerife el 19 de diciembre de 2011 bajo el título “´La planta se puede imponer al tratarse de un proyecto estratégico´. “Industria y hoteles tendrían una reducción sustancial en la factura energética””:

El presidente de la Compañía Transportista de Gas Canarias (Gascan) sostiene que el Archipiélago “no se puede permitir renunciar al gas”, en paralelo al desarrollo de energías renovables. Descarta el pleito insular en la instalación de las regasificadoras y reclama al Cabildo de Gran Canaria que concrete lo antes posible la ubicación de la planta en esta isla.

¿Qué justifica el gas en Canarias?

Figura en los sucesivos planes energéticos de Canarias en los que se ha ido pronunciando el Parlamento para que las centrales térmicas de Gran Canaria y Tenerife incorporasen el gas como combustible para su generación, es lo que se llaman los ciclos combinados y se remonta a 1989, con el fin de diversificar el consumo de los distintos combustibles.

¿Qué ventajas posee?

Menor coste frente al gasoil, diesel y fuel y una menor contaminación con un menor volumen de emisiones de CO2 que las alternativas y al mismo tiempo su rendimiento energético es mayor. La industria y los hoteles tendrían con el gas una reducción sustancial de sus costes en la factura energética.

¿El consumidor final notará un ahorro en la factura?

El bolsillo del consumidor directamente no tiene por qué notarlo porque en Canarias tenemos amparado por el Régimen Económico y Fiscal que lo que pagan los consumidores es lo mismo que pagan en la Península. Generar la energía eléctrica en Canarias tiene un sobrecoste superior al de la Península, pero ese sobrecoste se distribuía entre todos los consumidores a nivel nacional. Desde 1999 lo financian directamente los Presupuestos Generales del Estado. Sin embargo, el Estado puede decir que Canarias tiene ciclos combinados y había planificado las regasificadoras y, si ahora se renuncia a las plantas, el Estado podría reclamar el sobrecoste de generación por no estar cumpliendo lo planificado, que es que se genere energía eléctrica con gas natural.

¿En cuánto está cuantificado?

Los estudios realizados por la ULL establecen que cuando estuvieran las dos plantas regasificadoras supondrían un ahorro en torno a los 280 millones de euros al año. Canarias está perdiendo 280 millones al año por no tener el gas.

¿Cuáles son los lugares idóneos para instalar el gas?

En el caso de Tenerife el Plan Territorial de la Plataforma Logística del Sur y el Plan Insular de Ordenación establecieron que debía ser en Granadilla, mientras que en Gran Canaria, si bien en el Plan Energético se establecía Arinaga, en este momento existe un consenso de que sea el Plan Territorial de Hidrocarburos que debe elaborar el Cabildo el que determine la ubicación. En el caso de Tenerife tiene su amparo territorial y ya está construyéndose el puerto, que es una infraestructura básica para la planta. Estamos pendientes de la autorización con el Ministerio y que se remita a informes de la Comisión Nacional de la Energía. Espero que entre julio y agosto comiencen las obras en Granadilla. Su construcción tarda 24 meses.

¿Por qué va más adelantada la de Tenerife que la grancanaria?

Porque Arinaga tenía que ampliar el puerto y la declaración de impacto del puerto no la dio en su día el Ministerio y entonces se paró la declaración de impacto de la propia planta. Tampoco el Cabildo de Gran Canaria ha elaborado el instrumento territorial que fije el lugar. La prisa nuestra es porque el Cabildo haga el Plan Especial Territorial de Ordenación de las Infraestructuras de Hidrocarburos lo antes posible y determine la ubicación. Si decide que es en Arinaga ya hay mucho trabajo hecho. Si se optara por otra ubicación habría que iniciar todos los trámites de nuevo y empezar de cero. Arinaga tiene todos los estudios hechos.

¿Gran Canaria va a perder el tren del gas?

Creo que no. Canarias no se puede permitir en estos momentos renunciar al gas porque la propia apuesta por la introducción de las energías renovables requiere turbinas de gas para la respuesta inmediata, barata y poco contaminante.

Un cúmulo de trabas para la de Gran Canaria ¿Hay una mano negra para que avance la de Granadilla en perjuicio de la de esta Isla?

No creo que haya mano negra, sino que por las circunstancias que sean el Cabildo no sacó el Plan Territorial de Infraestructuras de Hidrocarburos, el Ministerio no ha desbloqueado la declaración de impacto de la ampliación del puerto y la propia declaración de impacto para la planta.

¿Se puede imponer en caso de que un ayuntamiento se oponga?

El plan territorial tiene que ser elaborado y aprobado por el Cabildo, luego tendrá el visto bueno de la Cotmac y será aprobado por el Gobierno finalmente. Por ser una infraestructura estratégica y estar aprobada por el Consejo de Ministros podría invocarse el interés general para su imposición. No es lo más correcto, pero jurídicamente podría imponerse.

¿Es descabellado ubicar la planta en una isla artificial o en un barco, tal y como planean algunas voces?

Supone mayores riesgos al ser más vulnerable y se encarecería el proyecto. Tiene un handicap importante tanto técnico, financiero como medioambiental, pero deben valorarlo los técnicos.

¿Cuándo vence la ayuda de 55 millones para las regasificadoras?

En 2013 y hay dos años más hasta 2015 para su ejecución, siempre y cuando antes de 2013 hayan comenzado las obras de al menos una de las plantas.

¿Qué opina del ofrecimiento del alcalde de Las Palmas de Gran Canaria para instalar la planta en la capital?

Las alternativas se analizarán en función de los criterios técnicos, medioambientales y financieros.

¿Qué peligros entraña una planta de estas características?

Tiene menos peligro que unos tanques de gasolina. En el Puerto de Barcelona hay una planta impresionante con ocho tanques y nosotros solo aspiramos a uno.

¿Cuántos empleos se podrían crear con las dos regasificadoras?

Cada planta ya en funcionamiento supondría dar empleo directo a 45 personas cualificadas. Se pueden crear de 100 a 700 puestos de trabajo en cada planta en su construcción.

¿Cuándo va a entrar definitivamente Enagás en Gascan?

Enagás compró el 42% a Regional de Energía y esa compraventa quedaba condicionada a que le diera el visto bueno la Comisión Nacional de la Energía.

VIÑÁTIGO

13 diciembre, 2011

Viñátigo:

El Viñátigo (Persea indica) es un endemismo macaronésico perteneciente a la familia de las lauráceas. Este árbol puede superar los 20 metros de altura, de copa amplia, siempre verde, densa y ramificada. Su tronco es más o menos recto y robusto, con la corteza agrietada en los ejemplares adultos y de color gris oscuro.

Las hojas son grandes, dispuestas alternamente alrededor de las ramas, de hasta 15 cm. de largo, de forma lanceolada, agudas u obtusas, de borde entero y de color verde tierno (comparadas con otras especies de laurisilva), algo blanquecinas en el envés. Cuando envejecen las hojas adquieren una característica tonalidad rojiza antes de caer del árbol.

Las flores son amarillentas, hermafroditas, dispuestas en pequeños racimos en torno a las ramas.

Los frutos son de forma elipsoide de unos 2 cm. de largo, de color negro-azulado al madurar, normalmente agrupados. Los frutos son muy apetecidos, al igual que los de otras lauráceas, por las aves, especialmente las palomas turqué y rabiche.

Este árbol forma parte de los bosques de laurisilva poco alterados. Es una especie que requiere suelos profundos y constante humedad edáfica, por lo que prefiere los valles y vaguadas más húmedas de los bosques de laurisilva, donde puede llegar a ser localmente frecuente. También puede encontrarse de forma testimonial en cauces de barrancos con arroyos permanentes fuera de la zona del monteverde, hallándose su óptimo desarrollo entre los 500 y 900 metros de altura sobre el nivel del mar.

Se distribuye por todas las islas excepto Fuerteventura y Lanzarote.

Texto y foto de Salvador González Escovar

Los montes de Inagua, Ojeda y Pajonales constituyen uno de los pinares naturales mejor conservados de Gran Canaria. Esto unido al hecho de albergar varias cabeceras de barrancos importantes (Mulato, Mogán, Veneguera, Tasarte, Siverio…), le confiere un papel fundamental en la recarga hídrica subterránea y la conservación del suelo. La flora se compone de varios endemismos amenazados, algunos de los cuales tienen aquí sus mejores poblaciones como la especie de jarilla de Inagua y la de turnero peludo.

Esta zona está constituida por materiales del antiguo edificio en escudo que ocupó esta parte de la isla por lo que posee gran interés científico, geológico y geomorfológico además de conformar un paisaje de gran espectacularidad.

Este alargado macizo se extiende desde los Riscos de Chimirique, a los pies del Macizo del Roque Nublo en el centro de la isla, hasta la Montaña de Inagua, sobre el Valle de La Aldea de San Nicolás, en el oeste.

Los puntos culminantes de este antiguo macizo desplegado en la dirección este-oeste forman una divisoria de aguas entre la cuenca Tejeda-La Aldea, orientada al norte y al oeste, y la de Arguineguín, Mogán y Veneguera, que vierten sus aguas al suroeste. La alineación montañosa está formada por una serie de morros o domos fonolíticos, testigos de las formaciones geológicas más antiguas de la isla y que no han sido rejuvenecidas por erupciones recientes. Así, de este a oeste, el Morro de Pajonales, el de La Negra, la Montaña de Sándara (altura máxima del macizo, 1.583 m.s.n.m.), Montañas de las Yescas, de Las Monjas, de Ojeda y la de Inagua, son los puntos culminantes del desmantelado macizo.

El paisaje y vegetación de la Reserva Natural Integral de Inagua están marcados por la presencia de extensos bosques de pino canario, bosque poco denso y de carácter abierto pero sumamente maduro que alberga algunas especies de flora y fauna amenazadas. El sotobosque ligado a este pinar varía de unas zonas a otras en función de la humedad y altitud. En cotas bajas predomina la tabaiba amarga, el tajinaste y el mato risco. En zonas altas aparece la jara, el codeso, la retama, el escobón y el jaguarzo. En los riscos sobreviven plantas rupícolas como el cardoncillo, la cruzadilla, magarzas, cerrajones y diversas especies de bejeques.

Especial mención merecen también los palmerales presentes en el Barranco del Pino Gordo y saucedas en los barrancos más húmedos: Barranco de Lina al norte y Barranco de Mulato al sur.

Entre la avifauna, destaca el pinzón azul, que encentra aquí uno de sus últimos refugios insulares, el alcaudón, mosquitero, canario, herrerillo, cernícalo, aguililla y el pájaro carpintero o picapinos, que aprovecha frecuentemente los pinos más viejos para establecer sus nidos.

Desde el punto de vista arquelógico, la zona tiene su importancia por encontrarse lugares de trabajo y extracción de madera, como la producción de carbón vegetal o la obtención de “brea” mediante hornos ubicados en el mismo pinar, además de lugares de enterramiento, o almogarenes asociados a rituales culturales, religiosos y astronómicos.

Numerosos senderos permiten recorrer este espacio protegido, como el que asciende a la Montaña de Inagua, de 1.426 metros de altura, en el extremo oeste de la cordillera, pasando previamente por la amesetada Montaña de Ojeda, y que ofrece unas magníficas vistas de los barrancos del suroeste de Gran Canaria, del Macizo de Güi-güí, de la Montaña de Altavista, Tamadaba y de la Cuenca de Tejeda.

Otros senderos transitan tanto por la cara norte de la hilera montañosa, vertiente agreste, escarpada y salvaje, la cual se hunde en el fondo del Barranco del Juncal y de Siverio, como por la ladera sur, repleta de viejos pinares con extasiantes panorámicas sobre los puntiagudos escarpes de los Barrancos de Mogán, Veneguera y Tasarte, amén de la Montaña de Tauro.

Una pista de tierra nos acerca bastante a la cima de la Montaña de Sándara o Alsándara, el punto culminante de todo el macizo.

Los embalses del Mulato y de la Cueva de Las Niñas, en una de las laderas del Barranco de Ayacata, rompen la monotonía del pinar y atraen a una fauna diferente.

Al vistoso Morro de Pajonales se puede ir desde las cercanías de la Presa Cueva de Las Niñas, ascendiendo hasta la cresta norte del Barranco de Ayacata, lo que permite contemplar la belleza y los cortados de la vertiente norte del macizo y del interior de la descarnada Caldera de Tejeda, con el Roque Bentayga y el Nublo coronando el paisaje. Si se continua cresteando hacia el centro de la isla se alcanza la base de los verticales paredones de los Riscos de Chimirique, disfrutando de abrumadoras vistas de ambas vertientes de este macizo que parece la larga espina dorsal que arruga el oeste insular.

Texto y foto de Salvador González Escovar