207425_149867298412297_3681924_nTexto y fotos de Salvador González Escovar.

Esta ruta patea el corazón de la reserva Natural Integral de Inagua. Desde las inmediaciones de la presa de Las Niñas se asciende, siempre por pinar canario, hasta la Cruz de Las Huesitas, punto notable localizado en la lomada del macizo y cercano al vistoso Morro de Pajonales, desde donde se disfruta de espectaculares vistas, no solo de la vertiente sur de estas montañas, sino también de la ladera norte, especialmente de los verticales cortados del Barranco de Los Cofres y del vecino y espigado Roque Palmés, además de los escarpes de la Caldera de Tejeda como Moriscos y Altavista que encierran esta gran depresión por el otro extremo de la misma.

12507332_1060048254060859_3015759921576963489_n

Posteriormente el sendero crestea hacia poniente, subiendo por la ladera sur de la siguiente elevación destacada, el Morro de La Negra, con vistas cada vez más panorámicas de la parte oriental del macizo, que desde la zona central de la isla, en el Aserrador, se alarga hasta el oeste precipitándose finalmente sobre el Valle de La Aldea.

La vista se recrea en el Morro de Pajonales, rodeado por el pinar del mismo nombre, y encima de ese domo, que por su forma recuerda a un roque del lejano oeste americano, va asomando el Roque Nublo y detrás de él, las cumbres insulares del Pico de Las Nieves, La Agujereada y el Campanario según seguimos ganando altura.

10985950_919976788068007_3048540412864531320_n

Desde la línea cumbrera por la que transitamos se dominan ambas vertientes del macizo, al sur, más allá de los extensos pinares que dan nombre a la Cañada del Escobón o al Morro del Peladero, se hunden en la corteza terrestre los amplios barrancos de Arguineguín y de Mogán, separados por la mole de la Montaña de Tauro, mientras más hacia el oeste empiezan a distinguirse las morras del extremo occidental de este conjunto montañoso como las Montañas de Inagua y de Ojeda, además de los escarpes del Macizo del Suroeste que rodean otros tajos como el de Veneguera.

12509325_1060049230727428_6070527167226889145_n

La vertiente norte del macizo resulta más agreste, pendiente y salvaje, y también con un menor desarrollo del pinar. Las retinas se entretienen en los pitones como el Roque Palmés y el más lejano Roque Bentayga, que parecen desafiar el abismo, que aguarda parcialmente oculto desde aquí en el Barranco del Juncal, mientras los diseminados caseríos del Juncal y del Toscón ponen una nota de olvidada y ancestral humanidad en esta tempestad petrificada que denominó Unamuno. La planicie de la Mesa de Acusa es el único terreno llano en todo el interior de la Caldera de Tejeda, justo delante de la característica y recortada atalaya de la Montaña de Altavista y también de la redondeada loma del Pico de La Bandera en el pinar de Tamadaba.

Abandonando levemente la vereda y cerca de la base sur del Morro de La Negra existe un mirador natural que ofrece vistas abismales y espectaculares de la vertiente sur del macizo comentadas anteriormente.

11046529_905939016138451_1797529260480875435_nSeguimos avanzando dirección oeste, ladeando la Montaña Solapos de La Carnicería por el norte. Poco después hay un cruce de sendas que permiten, por una parte descender por la vertiente sur de la Montaña Alsándara hacia el Pinar de Ojeda, el Morro del Visadero o la Cañada del Escobón, o por otra, subir a la Montaña Alsándara, el punto más elevado de todo el macizo con 1.569 m.s.n.m., que fue la elección escogida. Para no transitar por la pista forestal que desde la Cruz de Las Huesitas transcurre paralela al sendero recorrido, decidimos acortar trayecto a través de un empinado camino, junto al abismo y bajo los cortados cimeros de la montaña, senda que conduce directamente a la cumbre.

944021_1060045620727789_2062765681365147166_n

En la solitaria cumbre de Alsándara, junto a una pequeña caseta de telecomunicaciones y a un vértice geodésico, nos recreamos durante bastante tiempo en las magníficas vistas que nos rodean ya comentadas anteriormente, pero ahora el factor altitud aumenta la sensación de abismo, agranda las sensaciones paisajísticas y extiende el horizonte visual y emocional. No hay mejor forma de finalizar una ruta que ascender una montaña y las percepciones que ofrece esta destacada y estratégica atalaya son inolvidables.

Desde el punto más altivo, la verdadera dimensión de este inmenso, dilatado y maduro pinar queda al descubierto, abarcando la mirada ambos extremos del macizo, desde El Aserrador, al este, bajo la mole pétrea de la que emerge el Roque Nublo, hasta la Montaña de Inagua en el extremo oeste de esta entrañable, solitaria, grandiosa y salvaje hilera.

12523085_1060053157393702_8844308448837734962_n

El mundo también existe más allá de este macizo, con los Barrancos de Mogán, la Montaña de Tauro y el Barranco de Arguineguín atrayendo la mirada hacia el sur, además de los puntiagudos escarpes del macizo del Suroeste sobresaliendo de los barrancos de Veneguera y Tasarte, mientras al norte el anfiteatro y el interior de la Caldera de Tejeda permanece parcialmente oculto por el pinar.

Incluso esta montaña nos obsequia con el Teide sobre las nubes, al otro lado del brazo oceánico que nos separa de Tenerife.

Anuncios

EL VISO Y MONTAÑA DE INAGUA

6 noviembre, 2016

11150324_919975948068091_4023139443968797504_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Este sendero parte de la Degollada de La Aldea, al oeste de Gran Canaria. Se asciende paulatinamente transitando por los andenes de Tasarte, en dirección al Lomo del Viso, que es el saliente montañoso más occidental del Macizo de Inagua, antes de precipitarse abruptamente en el Valle de La Aldea.

Durante el sostenido ascenso, las vistas de los cortados rocosos que se derrumban desde las Montañas de Inagua y Ojeda son imponentes, además de las que ofrece los picos que se elevan en la vertiente opuesta del Barranco de La Aldea, como son Horgazales, Pajaritos y El Cedro, que a su vez limitan el escarpado Macizo de Guigui, escondido más allá de esas montañas.

13779_919976054734747_3219091754993260428_n

La senda aumenta su pendiente al acercarnos al Lomo de El Viso, y una vez en su parte alta puede ser recorrido prácticamente llaneando hasta su extremo oeste, disfrutando de enormes panorámicas de la zona central y oeste de la isla, desde el Roque Nublo hasta Tamadaba y Faneque, y desde La Aldea, justo debajo nuestro, hasta el Macizo del Suroeste, con el piramidal Pico Adlobas despuntando en lo más alto del mismo. A diferencia de la vertiente sur de El Viso, la vertiente norte es mucho más abrupta, salvaje, desolada y salvaje, constituyendo el desagüe natural de la Cuenca de Tejeda con numerosos barrancos laterales, como los de La Inagua, de Siberio o el de Lina. Destacan en ese abismo duro y petrificado, las elevaciones que surgen de su fondo, como las Mesas del Junquillo, de Acusa y la Montaña de Altavista, la cual oculta parcialmente el más dístante Macizo de Tamadaba y la Punta de Faneque.

10390222_919976634734689_2777390717299227808_n

Al encontrarnos en el extremo occidental, y a una altura suficiente, del inmenso pinar del Macizo de Inagua, Ojeda y Pajonales, la mirada se alarga hacia oriente siguiendo el cresterío de las Montañas de Inagua, de la doble loma de Las Monjas, ligeramente desplazada al norte, y detrás de ella, asoma parcialmente la Montaña Alsándara, la altura máxima de todo el macizo con 1.583 m.s.n.m.

Retornando hasta el inicio de la Lomada de El Viso, podemos adentrarnos en el pinar de Inagua, subiendo a la principal cima que le da nombre a esta parte del alargado macizo, aumentando la inclinación y estrechándose el sendero.

El desnivel con respecto al punto de partida resulta considerable y las vistas de los barrancos de Tasarte y Tasartico son cada vez más gratificantes, tajos rodeados por puntiagudos y salvajes roques, que contrastan con la domesticación del fondo de los barrancos a base de carreteras, poblaciones e invernaderos.

11050219_919976018068084_2854478489650979908_n

Al transitar por la parte alta de estos verticales pasadizos entre andenes se capta el abismo abierto bajo los Andenes de Tasarte, a un paso del vacío de apariencia absoluta, casi en el mismo filo de un precipicio que pocas horas antes fue contemplado desde su base, durante un vuelo visual fugaz y a la vez eterno, que hace que la emoción acumulada durante la subida se libere de golpe, desparramándose verticalmente pendiente abajo, a la misma velocidad que esta esencia vertical de varios cientos de metros en caída libre tarda en apoderarse de las retinas y del resto de los sentidos.

La cima de la Montaña de Inagua, de 1.426 m. de altitud sobre el nivel del mar, es un escarpe solitario y mágico, una de las fronteras naturales más entrañables de Gran Canaria; se percibe el silencio solo roto por el rumor del aire leve de las cumbres en contacto con las ramas de los pinos.

11115602_919976601401359_8512542352607887992_n

Además de divisar las montañas comentadas anteriormente, como Horgazales y El Cedro, sobresaliendo del siempre verde dosel arbóreo, desde esa postrera cumbre de este grandioso pinar puede contemplarse gran parte de esta hilera de cumbres del resto del macizo que se alarga hasta el centro de la isla, amplia panorámica en la que el solitario Cortijo de Inagua, localizado en la ladera norte, y en medio de tanta naturaleza virgen, forma una referencia de lejana y ancestral humanidad que acrecienta la sensación virginal, de aislamiento y de soledad impuesta por el pinar más extenso y maduro de la isla.

EL ASERRADOR

5 noviembre, 2016

11110873_905937776138575_5151130927152025796_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

11083598_905937966138556_7288575126822382490_n

Esta excursión puede ser comenzada en el recóndito pueblo de Soria, entre riscos, palmerales y junto a la presa del mismo nombre, caserío enclavado en el tramo alto del Barranco de Arguineguín, en Gran Canaria. Al final de las casas una pista de tierra, que poco más tarde da paso a una senda, asciende entre vinagreras, salvias, tabaibas, jaguarzos, escobones, guaydiles, tajinastes, etc. por la ladera derecha del barranco hasta las inmediaciones de la presa de Las Niñas. En este trayecto, incluso durante el estío, una cascada de agua salva el desnivel que constituye una pared rocosa adornada de múltiples cuevas y recovecos.

 

11051846_905939232805096_642668860509775877_nAl llegar a la altura de la presa nos adentramos en el pinar de la reserva natural de Inagua. Seguimos subiendo hasta la Cruz de las Huesitas, como hemos hecho otras veces, pero ahora en lugar de ir hacia el oeste, nos dirigimos en sentido opuesto, hacia el centro de la isla. La vereda sigue subiendo y dejamos a la izquierda el Morro de Pajonales, uno de tantos que destacan a lo largo de la crestería del Macizo de Inagua, Ojeda y Pajonales. También resulta interesante la panorámica de la vertiente norte de esta hilera montañosa, y los barrancos que se abren hacia el fondo de la Caldera de Tejeda, como el de Siberio, el de Los Cofres, del Juncal y del Chorrillo, con caseríos diseminados por sus dominios, a pesar de su apariencia salvaje y poco domesticable, con paredones recortados que se desploman verticalmente.

 

10462337_905938132805206_5415163391864147185_nEl punto más elevado por el que transitaremos a lo largo de esta rocosa cresta se encuentra en el Lomo de Los Almaceres, regalándonos espectaculares vistas en todas direcciones y, además sobre vertiginosas laderas, sobre todo la que se hunde en el fondo del Barranco de Ayacata.

 

Hacia el sur, es precisamente este tajo de grandes dimensiones el que surge bajo los riscos de Ayacata, extendiéndose y ensanchándose hasta dar lugar al Barranco de Arguineguín aguas abajo.

 

17388_905940382804981_2289865195416904324_nEl camino ha ganado una altura suficiente, aproximándose a la cresta, el paisaje de las pendientes laderas pobladas de pinos, la distante carretera que forma un nota de discontinuidad sutil en estas vastas vertientes, la gran anchura del barranco y el corazón pétreo de la isla coronado por el Roque Nublo, al que nos vamos aproximando, forma una imagen imborrable, salvaje y desolada que no solo entra por los ojos, sino que también invade al caminante en cada aliento y en cada paso dado por el sendero, el cual ya es un sube y baja por esta espectacular cresta, hasta el destino, bajo los Riscos de Chimirique, a las puertas de ese mundo de pura y cruda roca que impera en la parte central de la isla.

 

12294819_1048550601877291_5949748095942052371_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Esta ruta senderista parte del embalse del Mulato, situado en la vaguada del barranco homónimo, en la falda sur de la Montaña Sándara, y se encamina al vistoso arco geológico de Veneguera, ubicado sobre la cabecera del Barranco de Veneguera, y transitando casi siempre entre abiertos y maduros pinares.

 

12369113_1048550338543984_3152703015868852302_nDespués de dejar atrás la presa y atravesar el Barranco de La Palma Amarilla, nos dirigimos a los extensos Llanos de Ojeda y Los Quemados, y atravesándolos hacia el sur repentinamente se precipitan sobre el abismo formando los espectaculares Andenes de Veneguera, bajo el Roque Pernal como cima dominante de esta altiplanicie.

10464232_1048550281877323_8320340697377561571_n

El Arco de Veneguera destaca en la parte superior del precipicio, un poco por debajo de los cortados superiores, siendo por tanto difícil llegar hasta él.

 

El borde del acantilado ofrece unas vistas extasiantes de los barrancos de Mogán y de Veneguera desde lo alto, además de las recortadas siluetas de las montañas del Macizo del Suroeste, entre las que sobresale la cúspide de Adlobas como punto culminante de todas esas agrestes crestas.

 

217384_149869345078759_7707449_nLa destacable Montaña de Tauro cierra el Barranco de Mogán por su vertiente oriental, mientras al oeste La Montaña de Ojeda se eleva vertiginosamente sobre los Azulejos. Aún más allá de ella se adivinan las elevaciones de Pajarito y Horgazales, perfilando la vertiente del Valle de La Aldea que limita con el Macizo de Guiguí.