Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Es un arbusto pequeño de hasta 70 cm. de altura, tallo leñoso, de hojas verde y blanco, finas, más bien membranosas, rugosas y velloso-glandulares, de forma ovado-lanceolada y bordes aserrados.

Inflorescencia laxa, con corola de color blanco y labios marrón-rojizos. Florece y fructifica de abril a junio.

Especie muy rara, escasa y local, cuyos individuos se refugian en lugares escarpados de difícil acceso y geológicamente inestables.

La baja capacidad germinativa hace que la planta no desarrolle el suficiente dinamismo, viéndose relegada sus pequeñas poblaciones a un área geográfica bastante reducida y localizada, dentro del Barranco del Infierno (Macizo de Adeje, Tenerife), entre los 500 y 600 metros de altitud.

Vive en pequeños andenes, riscos y acantilados húmedos, sobre materiales basálticos antiguos, presentando casi siempre un marcado estado rupícola.

Anuncios