Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Estas montañas que rondan los 2.500 m.s.n.m. se elevan en la parte central del dilatado anfiteatro que bordea la Caldera de Las Cañadas del Teide por su sector suroeste, sur y sureste, separando ese parque nacional de los extensos pinares de la zona sur de la Corona Forestal, pertenecientes a los términos municipales de Guía de Isora, Adeje, Vilaflor, Granadilla de Abona, Arico y Fasnia.

El sendero PR TF 86 permite acceder desde el área recreativa de El Contador (1.352 m. de altitud), en el pinar de Arico, hasta el parador de turismo de las Cañadas del Teide, recorriendo una distancia de unos 15 km. (solo ida), aunque también se puede alargar el trayecto e ir desde más abajo, partiendo del casco urbano de la Villa de Arico, pero la zona más interesante paisajísticamente hablando se encuentra entre los dos puntos antes citados.

Partiendo de la zona recreativa, la senda perfectamente señalizada y delimitada con piedras a ambos lados durante todo el recorrido, asciende hacia la Chapa del Contador hasta alcanzar el topónimo conocido por El Cuchillo. La zona de El Contador va quedando abajo y más hacia el este contemplamos la extensa y aplanada Montaña de Los Albarderos mientras al oeste se divisa otra porción de las medianías y costa del sureste de Tenerife, abarcando la mirada hasta la Montaña Roja.

A continuación el camino bordea por la izquierda el vistoso y cónico resalte de El Peñón y pocos metros después, en los Llanos del Peñón encontramos cerca del sendero un antiguo horno de brea, testigo de los aprovechamientos forestales de estos pinares en el siglo XVII.

A poca distancia, tras un breve desvío se encuentra la vieja casa forestal de El Contador, con el atractivo añadido de ser un excelente mirador del sureste insular.

Retrocediendo (aunque también se puede continuar un tramo por la pista de tierra general de Arico, la que une El Contador con Izaña, hasta encontrar un posterior cruce señalizado antes de llegar a la zona de acampada Fuente del Llano) hasta el cruce donde se indicaba la localización cercana del horno de brea, el sendero sigue subiendo hasta cruzar la pista general de Arico (hacia la izquierda, oeste, la pista se dirige al Barranco del Río y hacia la derecha a Izaña) y continuando por la senda en dirección noroeste volvemos a cruzar la pista en tres ocasiones más, hasta alcanzar la Morra del Hueso Caballo, donde otro desvío permite acceder a la cercana zona de acampada de Fuente del Llano. Si no nos desviamos continuamos por la Cuesta de Las Cabras en dirección a Los Riscos, unos verticales y agrietados paredones que sobresalen del pinar que todo lo invade, cruzando después el poco profundo Barranco de La Grieta y posteriormente ascendiendo paralelo a él, hasta llegar al Callao Tornero de Los Riscos. A partir de este lugar la senda se encamina hacia el suroeste, ascendiendo hacia la extensa lomada que corona Los Riscos, llegando después de una larga subida a la parte elevada de esta especie de altiplano conocido como los Llanos de Los Riscos y las Chozas Viejas, que fueron durante un pasado no muy lejano un importante paradero pastoril. La presencia de arcaicos y semiderruidos refugios pastoriles de forma circular y construidos a base de amontonamientos de piedras así lo atestigua; también destacan imponentes y longevos ejemplares de pino canario, algunos de los cuales presentan una importante oquedad en sus gruesos troncos para la obtención de resina.

Este lugar parece la frontera natural entre el pinar con jaras, escobones, jaguarzos, etc… que se torna escaso a mayor altura, y la vegetación subalpina de alta montaña canaria dominada por el retamar-codesar acompañado de rosalitos, alhelís, margaritas del Teide, chaorras del Teide, tajinastes rojos, malpicas, hierbas pajoneras, flores de malpaís, tonáticas… Además el lugar resulta sumamente aislado, mágico y salvaje, con unas extensas panorámicas, sobre todo hacia el este, apreciando como el Barranco de La Grieta bordea la base de esta lomada de Los Riscos; Los Riscos, un lugar entrañable y difícilmente olvidable, donde impera el silencio, la soledad, el sosiego y la paz a la sombra o rodeados por los enormes pinos que hacen que el inmenso y maduro pinar de Arico se despida de nosotros de la mejor manera posible, en nuestro periplo que continúa rumbo a las ya cercanas cumbres insulares.

Las montañas del Roque de La Grieta y Pasajirón ya se observan en lo más alto, separadas entre sí por una leve vaguada o collado.

El sendero asciende ahora por el Topo del Veno, manteniendo a la derecha la Montaña del Palo, en el último repecho antes de llegar a la primera cumbre de la jornada, El Roque de La Grieta, superando la ladera sur de esa primera montaña ascendida. A poca distancia de la cumbre el sendero PR TF 86 se une a la ruta del Filo (sendero nº 8 del parque nacional) pero aprovechando que la cima del Roque de La Grieta está cerca seguimos subiendo hasta el punto más alto del pateo.

Al contrario que la cumbre de Pasajirón, por la que más adelante transita el sendero del Filo, la cima del Roque de La Grieta (2.573 m.s.n.m., habiendo superado un desnivel de unos 1.200 m. desde El Contador) resulta más esquiva, por lo que en los metros finales hay que trepar los resaltes y rocas empotradas en las paredes cimeras, y haciendo honor a su nombre el roque presenta alguna que otra brecha rocosa en su cima.

Momento cumbre de la jornada montañera, en uno de los bordes de este majestuoso y grandioso anfiteatro de forma arqueada que se hunde a nuestros pies, percibiendo la libertad que proporciona la cima de una montaña solitaria como ésta, libertad y soledad que vuela al son de la brisa que acaricia estos roques y de paso mi rostro, respirando el aire ligero y leve de las alturas, aquel que hace flotar mi insignificante existencia plácidamente sobre el vasto territorio lunático y desolado que se extiende hacia el norte, este y oeste, unos 500 metros debajo nuestro, espacio que porta mis pensamientos tan lejos como viaja la mirada y el que me hace divagar sobre tan mágico y entrañable espacio volcánico vomitado por las entrañas del planeta

A mis pies, bajo el abismo de la pared norte, se extiende un entorno lunático, un mundo mineral, virgen, descarnado, desolado y violento, como si el infierno estuviera cerca, espacial y temporalmente, sensación percibida desde aquí arriba, pero por momentos y paradójicamente, diría que me encuentro a las puertas del cielo. Sin embargo, esa aparente violencia consigue trasmitirme todo lo contrario, paz y serenidad.

Las cañadas del Montón de Trigo, la de La Camellita y la de La Grieta yacen en el fondo de la depresión, a un paso de los desolados malpaíses que se extienden hasta la base del Teide, siendo dos de las siete planicies repartidas por la base de este mágico y cautivador circo de paredes verticales.

En este mundo mineral con vida propia en la que resulta difícilmente imaginable cualquier otra forma vital, la primavera normalmente alumbra tardía a estas alturas, pero cuando llega lo hace con todo su esplendor. La belleza del paisaje enmarca la explosión y variedad cromática de las flores de muchas plantas endémicas del lugar, desde el azul o violeta de los alhelís, los tajinastes picantes, las tonáticas, hasta el rojo de los tajinastes rojos, pasando por el amarillo de los codesos, hierbas pajoneras y turgaytes, el blanco o rosado de las retamas, las margaritas del Teide y de las salvias del Teide. Un colorido y un regalo de la propia vida, no solo para el observador sino para perpetuar la existencia de las plantas, pero que parece desproporcionado debido a su belleza, en este entorno tan rudo y duro para cualquier forma de existencia animal o vegetal.

Desde el Roque de La Grieta hacia el este, el Filo de Las Cañadas pierde altura y espectacularidad, la cual se despide con el puntiagudo roque del Topo de La Grieta, formando detrás de él una pared más uniforme y menos vistosa con suaves lomas que abarcan hasta las inmediaciones de la Montaña Cerrilar, cerca del límite oriental del circo, donde da paso a la cabecera del Valle de La Orotava y a las postreras cumbres de Izaña.

Bajamos y regresamos al camino del Filo, continuando en dirección oeste hacia la segunda cumbre de la ruta, la Montaña Pasajirón; para ello ladeamos por la fachada sur del Roque de La Grieta hasta la degollada que lo separa de Pasajirón, y luego el último ascenso de la travesía nos conduce a la cima de esa montaña, de cumbre más bien plana y menos abrupta que la del Roque de La Grieta, rondando también los 2.500 m. de altura, y por tanto con un desnivel medio de unos 500 m. con respecto al fondo de la depresión calderiforme.

Desde la cumbre de Pasajirón el horizonte visual se extiende nuevamente en todas direcciones, y con ella los pensamientos y sensaciones, topándose nuestra mirada con cumbres más elevadas como el complejo Teide-Pico Viejo, Guajara o el Roque de La Grieta, el cual hemos dejado atrás, mientras al sur de la cima la panorámica se desploma con menor sensación de abismo, encontrando el nacimiento del otro ramal del Barranco del Río, que agrieta una parte del pinar de Arico, y sirviéndonos de guía visual para alcanzar la lejana costa y medianías del sureste insular si la claridad del día acompaña.

Al encontrarnos elevados sobre la caldera de Las Cañadas, las retinas vuelven a deleitarse con el salvaje entorno volcánico, apreciando los diferentes matices cromáticos de las sepultadoras lenguas de lava, siniestros y oscuros malpaíses como el Tabonal Negro, desparramado sobre otras coladas más antiguas y que destaca especialmente al surgir del entorno pumítico y pálido que reviste Montaña Blanca, junto al Valle de Las Piedras Arrancadas, más al este, malpaíses que contrastan visualmente con esas pálidas y serenas cañadas pumíticas repartidas a lo largo de la base de la pared de Las Cañadas.

La extensa pared norte del circo es la huella de un deslizamiento en masa de una gran cumbre insular acontecido hace millones de años. Posteriormente, desde hace unos 100.000 años otras sucesivas erupciones volcánicas elevaron el estratovolcán Teide-Pico Viejo hasta alcanzar la altura actual de 3.718 m.s.n.m.

Después de ascender a Pasajirón por su lado oriental descendemos por el oeste hacia la Degollada de Guajara. Ese collado se encuentra entre Pasajirón y Guajara, lugar donde surge un gran tajo que arruga la corteza terrestre y serpentea hacia el sureste insular, el Barranco del Río, delimitando los municipios de Granadilla de Abona y Arico. Barrancos como éste parecen tener vida propia: nacen, se ahondan, se ramifican, hieren la piel planetaria en su dilatado y retorcido discurrir, y finalmente mueren plácida o violentamente en su encuentro con el mar. Son las cicatrices abiertas en la piel de La Tierra. El paisaje no sería lo mismo sin ellos, ejerciendo en mí una atracción especial, aparte de constituir un refugio vital para determinadas especies botánicas amenazadas.

Desde la Degollada de Guajara descendemos al fondo de la caldera siguiendo el tramo utilizado en el ancestral Camino de Chasna que comunicaba antiguamente el norte con el sur de la isla para fines no precisamente montañeros sino más bien comerciales y trashumantes.

Una vez abajo seguimos la pista prácticamente llana de la Siete Cañadas hasta llegar al parador de turismo.

Anuncios

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Desde el caserío de Ifonche seguimos el conocido sendero que atraviesa el Barranco del Infierno en dirección al mirador de Boca del Paso y posterior bajada al pueblo de Adeje. Antes de llegar a esos destinos, a la altura del Aserradero, donde un par de construcciones alejadas entre sí, destartaladas e invadidas por la vegetación nos hacen imaginar tiempos pretéritos, desviándonos hacia Teresme mediante tramo bien señalizado, subiendo a lo alto de una lomada mediante senda que posteriormente se transforma en pista forestal de uso agrícola. El pinar, junto a terrazas agrícolas de vides, higueras y almendros, y algún pequeño embalse nos acompañan en este trayecto.

Hacia la cumbre, por encima del extenso pinar, se divisan las cimas insulares de la Corona Forestal, como Montaña Colorada, Montaña de Las Lajas, El Sombrerito y Roques del Almendro, las cuales rozan o superan los 2.000 m.s.n.m.

Al llegar a Teresme, el pinar se abre y deja ver extensos huertos, actualmente abandonados, colindantes a una vieja, solitaria y parcialmente derruida casa, que parece un mudo y olvidado testigo del paso del tiempo en este lugar tan aislado.

Seguimos subiendo, de nuevo mediante una pista de tierra acercándonos a la Loma de Teresme; al poco tiempo encontramos una tubería rojiza de diámetro destacado, siguiendo al principio paralelo a ella mientras la pista sube y baja durante unos pocos metros, luego atravesamos la tubería, la inclinación de la pista aumenta y llegamos a la unión con la pista que baja desde El Retamar. Seguimos esa pista hacia la derecha y pasamos cerca de la Montaña de Teresme, distinguible por su cima alargada e inclinada hacia el oeste, y poblada de escobones y pinos canarios.

El trazado sigue siendo pendiente, dirigiéndonos ahora hacia la falda oeste de Montaña Colorada, que resalta incluso desde la distancia por sus laderas volcánicas de lapilli de matiz ocre, rojizo y marrón, entre maduros pinares que han sufrido los efectos recurrentes de incendios forestales.

Poco más arriba una pista secundaria señalizada, de menor inclinación, abandona el trazado principal, ladeando por la Montaña Colorada mientras las completas panorámicas de la zona suroeste insular reconforta el esfuerzo: ya contemplamos la Montaña de Las Lajas bastante cerca, al otro lado de la cabecera del Barranco del Infierno, y en las cumbres asoman los Roques del Almendro y El Sombrerito coronando el pinar por el que hemos transitado; ladera bajo la mirada se desliza a través de la colorida piconera de la Montaña Colorada y en las medianías, más allá del inmenso pinar que vamos dejando atrás, sobresalen los escarpes del Macizo de Adeje, como el Roque del Conde, el Roque de Los Brezos y la Pica de Imoque, y como telón de fondo la urbanizada costa suroeste de la isla.

Desde Montaña Colorada ya solo queda el último tramo hasta Las Lajas, siguiendo un sendero que atraviesa el Barranco del Infierno, sigue el cauce y da un rodeo por el tramo alto del tajo, antes de ir a parar a otra pista de tierra que después de unos minutos finaliza en la zona recreativa de Las Lajas, después de algo más de 17 kilómetros de recorrido desde el inicio.

Si no se quiere volver a Ifonche por el mismo recorrido de subida se puede descender en dirección a Vilaflor, bajando por la fachada oeste de la Montaña de Las Lajas, atravesando después el Barranco del Cuervo, llegado cerca del campo de fútbol de Vilaflor, para luego continuar bajando hasta Ifonche siguiendo un tramo del GR 131.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Es un arbusto pequeño de hasta 70 cm. de altura, tallo leñoso, de hojas verde y blanco, finas, más bien membranosas, rugosas y velloso-glandulares, de forma ovado-lanceolada y bordes aserrados.

Inflorescencia laxa, con corola de color blanco y labios marrón-rojizos. Florece y fructifica de abril a junio.

Especie muy rara, escasa y local, cuyos individuos se refugian en lugares escarpados de difícil acceso y geológicamente inestables.

La baja capacidad germinativa hace que la planta no desarrolle el suficiente dinamismo, viéndose relegada sus pequeñas poblaciones a un área geográfica bastante reducida y localizada, dentro del Barranco del Infierno (Macizo de Adeje, Tenerife), entre los 500 y 600 metros de altitud.

Vive en pequeños andenes, riscos y acantilados húmedos, sobre materiales basálticos antiguos, presentando casi siempre un marcado estado rupícola.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Es un camino alternativo al sendero del Aserrador que también une el caserío de Ifonche con Adeje, y de la misma manera se trata de un sendero con un gran interés geológico y botánico.

Desde Ifonche la senda se acerca al borde oriental del Barranco del Infierno, divisando su parte más espectacular, encajonada y profunda, junto a una casa de labranza y una era. Poco más abajo el sendero penetra en la parte superior de la vertiente oriental del tajo y sin llegar a descender demasiado se alcanza una degollada (en la que aflora una colada pumítica o de jable) junto al Roque Abinque, que es un potente escarpe vertical que surge súbitamente desde lo más profundo del Barranco del Infierno. Algunos brezos, además del pinar, junto a bicácaros, escobones, cerrajas, tabaibas mejoreras, magarzas, tajinastes, cardoncillos y multitud de plantas rupícolas encuentran refugio en las empinadas laderas del barranco.

Desde aquí el encajonado tajo hunde nuestra mirada en el abismo, mientras en su vertiente opuesta unos curiosos acantilados estriados adornan la pared.

Mirando en sentido opuesto y fuera de los límites del Barranco del Infierno se contemplan los escarpes del Roque de Los Brezos, Nariz de García, Imoque y Roque del Conde, constituyendo los roques más emblemáticos del Macizo de Adeje, que junto a los macizos de Anaga y Teno son las zonas más antiguas desde el punto de vista geológico.

La senda, en algunos puntos algo confusa y derruida, sigue descendiendo, bordeando las laderas oriental y sur del Roque Abinque, y pasa sobre una profunda y angosta garganta enfilada hacia la zona baja del municipio de Adeje. Además diques, roques, almagres y arcos quedan al descubierto por procesos erosivos acontecidos durante varios millones de años, todo ello en un paisaje de gran desnivel que contrasta con la plataforma costera divisada al fondo, zona sumamente urbanizada a lo largo y ancho de todo el suroeste insular. 

El pinar ha quedado atrás y van apareciendo árboles aislados propios del bosque termófilo como sabinas, acebuches y almácigos, y arbustos como guaydiles, granadillos, cornicales y jaguarzos que finalmente se entremezclan con la vegetación xerófila del cardonal-tabaibal dominante en la zona baja de la isla.

En la parte final del descenso, después de que el sendero vuelva a aproximarse al borde del Barranco del Infierno pero sin llegar a alcanzarlo, y de atravesar un canal, el camino seguido da paso a una pista agrícola que nos conduce hasta un parque próximo al cementerio, a la entrada del pueblo de Adeje.

GR-131: ARONA-IFONCHE

17 febrero, 2017

12002872_1005930642805954_346113818018380364_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Esta primera etapa del sendero de gran recorrido de Tenerife comienza en el pueblo sureño de Arona. Aunque el camino sigue una ruta específica existen alternativas para llegar al caserío de Ifonche en los altos del municipio de Adeje.

12002861_1005929392806079_5737045839824630647_n

El recorrido clásico atraviesa el Barranco del Rey, linde natural entre los municipios de Arona y Adeje, sube a la Degollada de Los Frailitos, situada entre la Loma de Suárez y la arista norte del Roque del Conde, desde donde se contempla una espectacular panorámica del abrupto Macizo de Adeje, uno de los más antiguos de la isla, para luego seguir ascendiendo hasta Ifonche, concretamente hasta la degollada ubicada entre el Roque de Los Brezos y la Pica de Imoque, ladeando por la vertiente suroeste de este puntiagudo y vistoso roque.

A lo largo del recorrido encontramos casas tradicionales de labranza, eras y bancales abandonados, mudos testigos del laboreo de estas secas y austeras tierras durante épocas pasadas.

12039261_1005929389472746_7179045066849759972_n

Otra alternativa para llegar a Ifonche es seguir el curso del Barranco del Rey sin cruzarlo, continuando más o menos próximos a su borde oriental, tramo que presenta el atractivo de apreciar el vertiginoso salto en el cauce del tajo que repentinamente profundiza y encajona el barranco poco antes de llegar a Ifonche, caída conocida como el Salto del Topo, en cuyo fondo existe una galería de agua de idéntico nombre.

12002785_1005929376139414_3434254766184241305_n

La cara oriental del Pico Imoque parece surgir desde las entrañas del Barranco del Rey hasta la picuda cumbre, o bien derrumbándose sobre el abismo y configurando un paisaje de una inusual magnitud vertical que detiene la marcha y satura las retinas.

12043049_1005930146139337_2260510158471869104_n

Desde Ifonche resulta sencillo escalar tanto la doble cima del Roque de Los Brezos como la cercana del Pico Imoque, aunque en este caso superando una trepada final por su cara norte.

552054_321694661229559_1955620169_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

545692_321694371229588_251296590_n

El Roque Abinque se localiza en el Macizo de Adeje, sobre la pared oriental del Barranco del Infierno, en su parte más espectacular y encajonada. Se puede subir al roque empezando a caminar en Ifonche, al principio siguiendo el Camino del Aserradero hasta el borde del tajo, para luego descender un poco siguiendo su borde oriental. El Roque Abinque es bien visible a poca distancia y su ascenso es sencillo, habiendo mojones hasta la cercana cima.

 

540873_321694771229548_2043940871_nTambién se puede venir desde Adeje, subiendo por el Camino Carrasco, resultando más larga esta última opción.

 

165953_1056543874411297_5049773325284993429_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

1295_1056544707744547_5170786139727373069_n

Desde el caserío de Ifonche, ubicado en los altos del municipio de Adeje, el sendero marcado se adentra en el pinar, cruzando al poco de comenzar el Barranco del Infierno, cuyos paredones laterales y el esquivo cauce, a esta altura del tajo, no tienen nada que envidiar a la parte más visitada y famosa del mismo, aguas abajo.

10646627_1056544847744533_5031277980106498316_n

Al abandonar el cañón, por donde frecuentemente discurre agua, el pinar se abre, disfrutando de las vistas de las montañas del Macizo de Adeje, como el Roque Abinque, el de Los Brezos y la Pica de Imoque. La senda se dirige a las casas abandonadas del Aserradero, vestigios del aprovechamiento de la madera de estos extensos pinares.

1909677_1056543151078036_5946563120528302052_n

A partir de aquí la vereda desciende siguiendo un pequeño y viejo canal tallado en el sustrato rocoso, a medida que vamos saliendo definitivamente del bosque y consiguientemente las vistas de las cumbres de la Corona Forestal, como la Montaña de Las Lajas, El Sombrerito, el Roque de Los Almendros y el Sombrero de Chasna, con el Pico del Teide y el Pico Viejo asomando detrás de ellas, van quedando al descubierto en una gran amplitud visual que corona el manto del verde pinar y de paso los sentidos del senderista. 

1927694_1056544337744584_7471458704981578613_n

Este tramo finaliza en el espléndido mirador natural de Boca del Paso, donde la mirada se desploma repentinamente sobre el Barranco de La Quinta y en las medianías y la costa del suroeste insular, abarcando la panorámica desde la Punta de Rasca, en el extremo sur de la isla, hasta los lejanos escarpes del Macizo de Teno.  Desde este punto visualmente estratégico el sendero pierde altura considerablemente y se transforma en camino real y empedrado, zigzagueando ladera abajo hasta el pueblo de Adeje.

12705756_1079624915436526_3090375231393256987_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

12688329_1079624432103241_2016421654738011539_nDesde el pueblo de Arona nos dirigimos al barrio de Vento, abandonamos el asfalto y luego se atraviesa el Barranco del Rey, linde natural entre los municipios de Arona y Adeje, subimos a la Degollada de Los Frailitos, situada entre la Loma de Suárez y la arista norte del Roque del Conde, desde donde se contempla una espectacular panorámica del abrupto Macizo de Adeje, uno de los más antiguos de la isla, para luego seguir ascendiendo hasta Ifonche, concretamente hasta la degollada ubicada entre el Roque de Los Brezos y la Pica de Imoque, ladeando por la vertiente suroeste de este puntiagudo y vistoso roque.

A lo largo del recorrido encontramos casas tradicionales de labranza, eras y bancales abandonados, mudos testigos del laboreo de estas secas y austeras tierras durante épocas pasadas.

12688209_1079626042103080_9132811198135093075_n

Otra alternativa para llegar a Ifonche es seguir el curso del Barranco del Rey sin cruzarlo, continuando más o menos próximos a su borde oriental, tramo que presenta el atractivo de apreciar el vertiginoso salto en el cauce del tajo que repentinamente profundiza y encajona el barranco poco antes de llegar a Ifonche, caída conocida como el Salto del Topo, en cuyo fondo existe una galería de agua de idéntico nombre. 

La cara oriental del Pico Imoque parece surgir desde las entrañas del Barranco del Rey hasta la picuda cumbre, o bien derrumbándose sobre el abismo y configurando un paisaje de una inusual magnitud vertical que detiene la marcha y satura las retinas.

12705280_1079624678769883_3104228020456216578_n

Desde Ifonche resulta sencillo escalar tanto la doble cima del Roque de Los Brezos como la cercana del Pico Imoque, en este caso subiendo por su arista oeste hasta la base de la rocosa cúspide final, que se supera mediante una trepada por su cara norte.