Texto y fotos de Salvador González Escovar.

La cresta de gallo es un arbusto pequeño de hasta 1.5 m. de alto con hojas simples, alternas, brillantes, de forma lanceolada a ovadas, escasamente pubescentes por el envés y bordes serrados.

Flores de color anaranjado vivo, densas y dispuestas en racimos terminales y cónicos, bracteados con caliz pentalobulado, más corto que el tubo de la corola, que es bilabiada con el labio superior más largo que el inferior.

Frutos en forma de cápsula marrón al madurar albergando multitud de diminutas semillas.

Especie característica del sotobosque de los bosques de laurisilva y del fayal-brezal, creciendo también en barrancos húmedos en La Palma, La Gomera y Tenerife.

Anuncios

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

 

El Marmulán (Sideroxilon canariensis) es un árbol pequeño perteneciente a la familia de las Sapotaceae, pudiendo alcanzar hasta los 8 metros de altura en condiciones favorables de suelo y humedad.

El tronco es delgado, erecto, de corteza algo rugosa y de color marrón claro. Tiene un follaje siempre verde, copa estrecha formada por unas ramas también erectas.

Las hojas son de borde entero, normalmente dispuestas formando ramilletes densos en el extremo de las ramas, hojas pecioladas, gruesas, coriáceas, de forma ovalada, con el ápice redondeado, obtuso a retuso, presentando una nerviación reticulada y nervio central bien marcado, y de hasta 11 cm. de largo (+ 1.5-2 cm. de peciolo) por 3-4 cm de ancho en las condiciones más favorables.

Las flores son pequeñas, aglomeradas en las axilas de las hojas, pediceladas, blanquecinas, con la corola pentalobulada con un tubo corto y los estambres algo más largo que la corola y 5 con sépalos sobrepuestos por los bordes.

El fruto es una baya de forma ovoide, carnosa, monosperma, de color negro-violáceo en la madurez, de aproximadamente 1 cm. De largo presentando una espina terminal.

Este arbolillo forma parte de los bosques termófilos, habitando entre los 300 y 600 m.s.n.m. en las vertientes norte, y entre los 400 y 700 m. en las vertientes sur de las islas donde sobrevive (La Palma, La Gomera, El Hierro, Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura), encontrándose de forma localizada, con poblaciones escasas en barrancos y riscos innacesibles, a salvo de la presión antrópica y por parte del ganado asilvestrado. La dificultad de su reproducción natural por semillas también contribuye a su rareza.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

La adelfa o tabaiba de monte es una Euphorbiácea de porte arborescente, propia de las zonas más profundas y húmedas de los bosques de laurisilva, y que llega a alcanzar 10 metros de altura.

Tiene la corteza lisa y gris. Ramas largas y frecuentemente arqueadas, en cuyas puntas se agrupa el ramillete de hojas terminales, cuya forma es estrechamente lanceolada, de obtusas a agudas, con nervio principal bien marcado, y de color verde intenso por el haz, más apagado por el envés.

Inflorescencias también terminales y de forma paniculadas, poco vistosas.

Fruto en forma de cápsula grande y semilla con una carúncula sésil, en forma de plato.

Es endémica de Madeira y Canarias, reconociéndose en generalmente dos variedades.

En Canarias está presente de manera testimonial y sumamente rara en las islas de La Gomera, La Palma y Tenerife, estando por tanto en peligro crítico de extinción.

PALO BLANCO I

3 agosto, 2017

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El Palo blanco (Picconia excelsa) es un árbol de corteza blanquecina de hasta 10 metros de altura

Tiene las hojas opuestas, simples, enteras, obovadas o lanceoladas, glabras y coriáceas, bordes revolutos y de color verde oscuro.

Flores hermafroditas de color blanco pálido, pequeñas y agrupadas en racimos terminales.

El fruto es una drupa ovoide negra en la madurez de hasta 2 cm. de longitud.

Este árbol es un endemismo macaronésico que normalmente forma parte de los bosques de laurisilva, localmente dominante en las zonas inferiores del monteverde, apareciendo también en el fayal-brezal y en el pinar mixto. Pertenece a la familia de las Oleáceas, su reproducción resulta sencilla y en Canarias se distribuye por todas las islas a excepción de Lanzarote.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El Jocamo es un arbusto muy ramificado de hasta 2 metros de alto, con los tallos cuadragulados, hojas de forma lanceolada a ovada, muy vellosas por el envés, con los bordes crenados, serrados o subenteros.

 

Flores axilares dispuestas en racimos de 1 a 4 flores, corola bilabiada de color rosado a rojo, con el labio superior muy corto y bífido, y el inferior casi entero o trilobulado. Estambres largos, sobresaliendo de la corola.

 

Forma parte de las comunidades termófilas de las islas centrales y occidentales, especialmente en las vertientes oeste y suroeste de las mismas.

 

Endemismo canario-maderense: en Madeira se encuentra la subspecie típica (Teucrium heterophyllum subsp. heterophyllum), mientras que en Canarias existen dos subespecies (T. heterophyllum subsp. hierrense, en El Hierro y T. heterophyllum subsp. brevipilosum en Gran Canaria, Tenerife, La Gomera y La Palma).

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El almácigo (Pistacia atlantica) es un árbol perteneciente a la familia de las anacardiáceas que también se encuentra presente en África y Europa meridional.

El tronco es robusto, con la corteza rugosa de color gris oscuro que se cuartea con los años, pudiendo alcanzar hasta los 15 metros de altura.

Los ejemplares adultos presentan una copa amplia, muy ramificada, tupida y de forma semiesférica característica.

Las hojas son compuestas imparipinnanadas (número impar de foliolos, lo que lo diferencia del otro pariente existente en Canarias, el lentisco), de color verde tierno cuando son jóvenes, oscureciéndose y curvándose al envejecer. Los foliolos tienen borde entero, con 4 o 5 pares de foliolos, y uno terminal en la punta, por cada hoja, hoja que puede alcanzar una longitud de unos 12 cm. en conjunto. Es un árbol caducifolio, y junto al sauce canario son los únicos árboles, no introducidos por el hombre en las islas, que pierden las hojas en otoño.

Flores dioicas. Las flores masculinas dispuestas en racimos colgantes en las ramas, numerosas, y de color crema-rojizo. Las femeninas formando racimos axilares densos.

Los árboles femeninos dan frutos duros, rojos en la madurez, de forma ligeramente apepinada, de entre 4 y 6 mm. de tamaño, y cada uno de ellos contiene una semilla, que suele germinar fácilmente ayudada por la acción dispersora de las aves.

El almácigo forma parte de los bosques termófilos de las islas, principalmente entre los 300 y 600 metros de altura sobre el nivel del mar, más habitual en las vertientes norte, noreste y noroeste. Mucho más esporádica en las fachadas orientadas al sur de las islas, donde se refugia en laderas de barrancos y riscos inaccesibles.

Se distribuye por Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, La Gomera y La Palma.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

En el Monumento Natural de Los Órganos aflora una de las zonas más antiguas de la isla de La Gomera (a la isla colombina se le supone una antigüedad de unos 12 millones de años y en los últimos 2 millones de años no se han registrado erupciones volcánicas en ella), con el primitivo complejo basal sobre el cual se construyó todo el edificio subaéreo. Se trata pues de un punto de gran interés geológico por su singularidad e importancia científica.

Sobresale además en el municipio de Vallehermoso el elemento natural de los acantilados de Los Órganos, de gran belleza paisajística, que constituye para la isla una estampa clásica de este sector costero.

Otras zonas importantes desde el punto de vista ambiental y paisajístico del noroeste de La Gomera son el Barranco de Vallehermoso, y sus ramales, como el Barranco de Los Guanches, en cuyas laderas se desarrolla el sabinar más extenso de Canarias, y también la escarpada costa norte y noroeste que se extiende desde Tamargada hasta el saliente de Bejira, pasando por los acantilados bajo la Punta de Alcalá, Cumbre de Chijeré y el propio Risco de Los Órganos, cobijando en toda la zona palmerales, sabinares, y también caseríos impregnados de aislamiento, tipismo y nostalgia, como es el caso de Arguamul.

Ruta de las Cumbres de Chijeré:

Esta es la zona situada más al norte de La Gomera, y posiblemente también la más aislada y despoblada. El sendero comienza en San Pedro, cerca de Vallehermoso. Asciende, penetrando rápidamente en el Barranco de Los Guanches, que como otros barrancos laterales dan forma y convergen en el amplio valle que domina el norte de la isla. 

Destaca en el recorrido el extenso sabinar que reviste las laderas del barranco formando un bosque abierto, no sólo de este barranco, sino también en buena parte del valle, desde las laderas de Tamargada hasta las propias de Chijeré y Arguamul. Sin duda es el sabinar más extenso de Canarias. En las crestas del valle se entremezcla y da paso al fayal-brezal, que forma una masa verde y tupida que, por ejemplo, tapiza la morra de Teselinde, montaña que se encuentra sobre la cabecera del barranco que vamos siguiendo.

Viejas y sumamente dispersas casas de piedra adornan las vertiginosas laderas, que se asocian con las esbeltas palmeras y las terrazas abandonadas para formar una imagen bucólica y remota, propia de otro tiempo, eterna e imperturbable; la senda es un viaje atrás en el tiempo, en estos rincones el tiempo se ha detenido, parece que nada ha cambiado ni va a cambiar por mucho que corran las agujas del reloj.

Llegamos a la parte alta. Por una pista de tierra se puede continuar hasta la Punta de Alcalá, donde las sensaciones del caminante alcanzan su plenitud. Vertiginosas laderas tras un vuelo vertical y libre nos transportan imaginariamente hasta el extremo norte de la isla, hundiéndose ésta irremediablemente en el océano. Desde aquí puede apreciase la gran amplitud del valle de Vallehermoso y las lomadas y roques repartidos por su interior. Donde estamos es un lugar de vientos, soledad, aislamiento supremo y por supuesto de sabinas, algunas de las cuales presenta el característico abatimiento impuesto por la persistencia del dios eolo. Regresando por la pista, a poca distancia de la Ermita de Coromoto, un corto sendero se desvía de la pista, transcurriendo paralelo a ella. Este tramo permite disfrutar de las vistas al otro lado del valle, de las vertientes que se desploman sobre la zona de Arguamul y Los Órganos, y que hacen volar los sentidos libremente hasta el encuentro con el mar. El verdor de estas cumbres se suma a la continua caída, a la alargada arista que sucumbe en el saliente marino de la Punta Bejira, distanciado mediante un abrupto y empinado litoral del destacado escarpe costero que guarda Los Órganos, paisaje que conjuntado con el azul marino forman en la retina una imagen repleta de colorido y contrastes, digna de un recuerdo eterno y altivo.

El camino finaliza en la otra ermita construida en estas cimas, la de Santa Clara, cerca de la verde y aplanada elevación de Teselinde.

Ruta de Arguamul:

Este es el lugar del noroeste isleño donde las lomadas y barranqueras pobladas de sabinares y palmerales y de olvidados y nostálgicos caseríos nos hacen viajar muchas décadas atrás.

Este recorrido transcurre en su totalidad por pista de tierra con algunos tramos recientemente asfaltados. La pista se toma en la Degollada de Epina, desviándonos de la carretera que une Vallehermoso con Epina.

La sabina coloniza estos pobres sustratos, formando sabinares extensos, uniformes y dispersos. En esta isla se hallan los mayores sabinares de Canarias, y una fiel muestra de ello son los que pueblan estas laderas y las del interior del Valle de Vallehermoso, abarcando de manera más o menos generalizada la parte noroeste de La Gomera, desde Tamargada hasta las laderas de Alojera.

Es territorio de sabinas, que al alcanzar las cimas montañosas, dan paso a los brezos, y cerca de la costa se acompañan de palmerales. En este recorrido, el primer palmeral que encontramos es el de Tazo. Puede decirse que en esta isla, cada pueblo, por pequeño que sea, está inmerso en un palmeral que en este caso le da más vida que las pocas personas que lo habitan.

Si seguimos andando, el último resquicio humano que hallamos es Arguamul, en un lugar donde parece que el tiempo se ha detenido para siempre; se percibe la tranquilidad que brota del silencio, del rumor del mar, de las casas abandonadas y diseminadas a lo largo y ancho de las laderas que caen abruptamente en la inmensidad del océano y de las calas recónditas.

En este lugar del confín gomero, se encuentran los Riscos de Los Órganos, a los que no se puede acceder por tierra. Al menos nos contentamos con ver desde la distancia los escarpes que se elevan del mar y que cobijan a esas peculiares formaciones geológicas. Ladera arriba, la Cumbre de Chijeré corona este bucólico paraje cuyas laderas me recuerdan a la costa norte de Anaga.

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El saúco (Sambucus nigra ssp. palmensis) es un endemismo canario perteneciente a la familia de las caprifoliáceas. Es un arbusto o árbol pequeño y caducifolio, de hasta 5 metros de altura y de follaje denso. Tiene troncos y ramas débiles que se arquean con facilidad. La corteza es pardo-grisácea y algo agrietada.

 

Las hojas son compuestas, imparipinnadas (número impar de foliolos), con 3 o 4 pares de foliolos laterales y un foliolo terminal más grande. Los bordes de los foliolos son dentados o aserrados. El envés es velloso. En conjunto, la hoja puede medir más de 25 cm. de largo, mientras cada hojuela tiene entre 5 y 7 cm. de largo.

 

Inflorescencias umbeliformes de unos 10 cm. de diámetro, blancas, olorosas, aplanadas o abombadas, racemosas, muy conspicuas, recordando a las flores del follao, y cada flor que forma parte de la inflorescencia es pequeña.

 

Los frutos son pequeños, subglobosos, de unos 6 mm. de diámetro, poco vistosos, de color negro-parduzco en la madurez.

 

El saúco es una especie extremadamente rara. Se estima que una veintena de ejemplares en estado silvestre se reparten por tres islas y con escasas evidencias de propagación natural. Su emplazamiento natural es muy local y relegado a los sectores más húmedos, umbríos y selectos de la laurisilva, que junto a su escasa capacidad de reproducción sexual hace que se encuentre en peligro de extinción en las cuatro islas donde habita, Gran Canaria, La Palma, Tenerife y La Gomera.

 

Su dispersión es aparentemente ornitócora y progresa por acodos naturales; en viveros ha sido propagado por estacas ya que su reproducción sexual es muy limitada pues dispone de una proporción muy limitada de semillas fértiles.

 

El saúco tiene interés medicinal como curativo de eczemas, mientras su porte y floración le confieren interés para jardinería de zonas húmedas.

 

FAYA (MORRELLA FAYA)

26 mayo, 2017

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

La faya o haya (Morrella faya) es un endemismo macaronésico que además habita en algunas zonas del oeste de la Península Ibérica.

Este árbol pequeño puede alcanzar los 10 metros de altura. Pertenece a la familia de las miricáceas. El tronco es retorcido y presenta la corteza rugosa, de color parduzco.

Tiene una ramificación densa y follaje de tonos oscuros. Las hojas están dispuestas de manera alterna, de forma oblanceolada, de entre 4 y 12 cm. de largo, base cuneiforme (forma de cuña), bordes algo revolutos, ondulados y aserrados irregularmente, y de color verde mate y coriáceas (correoso) al tacto.

Flores dioicas, floración abundante en amentos ramificados y alargados, las masculinas de color amarillento. Las flores femeninas son menos visibles al estar escondidas bajo las hojas, agrupándose de forma menos apretada que las masculinas.

Frutos globosos en forma de drupa, de color rojizo a negro al madurar, conocidos como “creces”, con una superficie carnosa, áspera y cerosa. Estos frutos de algo más de 5 mm. de diámetro son comestibles.

 

Es una especie muy abundante en el monteverde o laurisilva, desde los 500 hasta los 1.600 m.s.n.m., alcanzando su climax en el fayal-brezal, junto al brezo, formando masas forestales monótonas, también en los bosques de laurisilva degradados, y menos frecuente en el pinar mixto y barrancos húmedos fuera de hábitat potencial.

Se distribuye por todas las islas canarias, siendo muy rara en Fuerteventura y Lanzarote.

Un pariente de la faya es la faya herreña (Myrica rivas-martinezii), arbolillo muy raro, considerado como el árbol más raro de Canarias, que se diferencia de la faya común en que tiene las hojas espatuladas y los bordes menos aserrados que su pariente próximo.

 

Se conocen poblaciones residuales en La Palma, La Gomera y El Hierro, habitando entre los 400 y 800 m.s.n.m.

 

También es un árbol dioico (ejemplares masculinos y femeninos por separado), de hasta 8 metros de alto, muy ramificado, con las últimas ramificaciones dispuestas a modo de umbela, con hojas pequeñas y espatuladas, aunque las hojas jóvenes son de forma aovada.

La población más abundante de las tres conocidas se encuentra en El Hierro, correspondiendo a formaciones climácicas de fayal-brezal en estado óptimo, en situación de contacto con pinares potenciales dentro del Parque Rural de Frontera.

Los escasos ejemplares de La Gomera y La Palma, se localizan, respectivamente, en la zona de preparque del Parque Nacional de Garajonay, y dentro del Parque Natural de Las Nieves.

 

BENCHIJIGUA (LA GOMERA)

24 mayo, 2017

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El hábitat rupícola formado por abruptos y verticales paredones encuentra en la Reserva Natural Integral de Benchijigua una óptima representación, limitando enforma de herradura la amplia cabecera del Barranco de Santiago. En este espacio protegido reside una alta concentración de especies botánicas endémicas y amenazadas, muchas de las cuales están protegidas, como una especie de chahorra (Sideritis marmorea), el taginaste azul gomero (Echium acanthocarpum) o una especie de siempreviva (Limonium redivivum).

Por otro lado, los acantilados y el pitón basáltico de Agando, una antigua chimenea volcánica que emerge en la cabecera del largo y amplio Valle de Santiago, son elementos geomorfológicos representativos, singularizados del paisaje y de elevado interés científico y estético.

Existen varias rutas senderistas como la que une el Roque Agando con el caserío de Benchijigua, en el fondo del Valle de Santiago:

La senda desciende de forma pronunciada desde lo alto de la divisoria entre el Barranco de La Laja y el de Santiago, al lado del Roque de Agando, entre paredes invadidas de pinos canarios, árboles que también nos acompañan durante el primer tramo de la bajada, además de escobones, margaritas, chaorras y tajinastes gomeros.

Más abajo este bosque se abre y los pinos se van entremezclando con las esbeltas palmeras canarias, configurando un genuino entorno gomero formado por roques, paredones laterales que limitan la cabecera del Barranco de Santiago y extensos palmerales, recordándonos que estamos en una isla surcada por profundos tajos que surgen desde las cumbres insulares, tajos que albergan extensos palmerales; y es que barrancos y palmerales parecen formar una unidad indivisible en la isla colombina. Cerca de la ermita de San Juan y de las casas típicas canarias que se agrupan en el bucólico y entrañable caserío de Benchijigua, el paisaje resulta sumamente atractivo. Parece un oasis de palmeras flanqueado por escarpadas paredes laterales, las cuales encierran el Valle de Santiago y se encuentran separadas a una considerable distancia la una de la otra. Dando un vistazo atrás, el Roque Agando domina en lo alto con su atrevida y espigada silueta, formando un fondo incomparable sobre las palmeras que hemos dejado atrás y de paso un lugar donde guardar los más profundos sentimientos senderistas y nostálgicos. Pocos valles gomeros pueden presumir de este mágico, genuino, encantador, entrañable y señorial marco paisajístico que muestra la armonía entre el hombre y la naturaleza, ya que a pesar de encontrarse ésta parcialmente humanizada, la ocupación humana no corrompe la admirable belleza natural, sino que más bien se suma a ella

Desde el conjunto de casas (algunas dedicadas a turismo rural) que se agrupan en Benchijigua se puede continuar bajando por el fondo del Barranco de Santiago hasta el siguiente caserío de Lo del Gato, y aún más abajo hasta Pastrana, donde comienza el asalto que nos conduce a Playa Santiago, en la costa sur de la isla.

Desde las casas de Benchijigua, otra opción es salir del Barranco de Santiago por Las Toscas siguiendo una larga pista forestal que nos saca por la vertiente oriental, ruta que permite apreciar la amplitud del valle y de su cabecera.

Otra posibilidad es abandonar el barranco por la vertiente occidental del tajo, ascendiendo a la cresta que lo divide del vecino Barranco de Guarimiar, a la altura de las casas abandonadas de Lasadoy, con posibilidad de luego ir a Imada o seguir subiendo recorriendo un camino que nos devuelve a las cumbres insulares cercanas a Tajaqué, en la parte más elevada de la cabecera del Barranco de Santiago, completando de esta manera un inolvidable circuito montañero con maravillosas, completas y extasiantes panorámicas.

Desde las cumbres de Tajaqué un corto y nuevo sendero nos conduce al mirador del Morro de Agando, atravesando la carretera de la cumbre mediante una pasarela a modo de puente sobre la calzada, mirador que nos ofrece aún más espectaculares panorámicas sobre los roques de Agando, La Zarcita, Carmona y Ojila, grisáceos y basálticos pitones que afloran del extenso manto verde del bosque de Garajonay que los rodea, y de los Barrancos de Santiago y de La Laja profundizándose y alargándose en diferentes direcciones.