Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Endémica de: Barrancos del Parque Natural de Doramas, Gran Canaria. Especie en peligro de extinción de acuerdo con el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y que, por tanto, requiere un plan de recuperación. Endemismo propio de Gran Canaria, se encuentra asociado a los restos de laurisilva que quedan en la parte montañosa y más húmeda y umbrosa de la Isla, donde es rara y muy escasa. Vive entre los 400 y 800 metros de la cara norte de la isla, en los Tilos de Moya, Barranco Oscuro, Barranco de Azuaje y Barranco de La Virgen, siempre dentro del perímetro del Parque Natural de Doramas. Puede alcanzar hasta los 80 centímetros de altura. Posee hojas lanceoladas de hasta 10 centímetros y una inflorescencia terminal vistosa, con flores rojizas o color cobre. Florece entre abril y junio y produce gran cantidad de semillas, aunque germinan con dificultad. Es una especie con importancia desde el punto de vista científico y medicinal.

Anuncios