LAUREL

26 enero, 2012

El laurel canario (laurus novocanariensis) es un árbol perteneciente a la familia de las lauráceas, al igual que el barbusano, viñátigo y el tilo. Es un endemismo macaronésico que puede alcanzar los 20 metros de altura, cuyo tronco es bastante ramificado desde la base. La corteza es grisácea o parduzca, más bien lisa pero presentando lenticelas (pequeñas protuberancias).

Hojas lanceoladas, en disposición alterna, con el margen entero, acabando en punta aguda, presentando pequeñas glándulas a ambos lados y a lo largo del nervio central, de color verde oscuro por el haz y más pálidas por el envés, y de hasta 10 cm. de largo y 3 cm. de ancho. Estas hojas son menos aromáticas y más amargas que las del laurel tradicional (Laurus nobilis), aunque también pueden emplearse como condimentos en las comidas.

Las flores son dioicas, de color blanco-amarillentas, vellosas, dispuestas en grupos, tanto las masculinas como las femeninas.

Fruto ovoide de 1 a 1.5 cm. de longitud, de color negruzco brillante en la madurez.
Esta especie da nombre a los bosques de laurisilva ( bosque de laureles) del archipiélago canario. Es una de las especies más comunes y un árbol característico de la laurisilva, encontrándose, además, en el fayal-brezal, pinar mixto y barrancos húmedos situados fuera de hábitat potencial, el cual se localiza entre los 500 y 1.000 metros de altitud de las fachadas influenciadas por el manto de nubes originado por los vientos alisios, en las islas de mayor relieve. En Canarias se distribuye por todas las islas excepto Fuerteventura y Lanzarote.

Al igual que otras especies ligadas al monteverde canario, como el viñátigo, barbusano, palo blanco y sanguino, se reproduce fácilmente por semillas.

Texto y foto de Salvador González Escovar

Anuncios

NARANJO SALVAJE

18 enero, 2012

Naranjo salvaje:

El naranjero salvaje (Ilex perado ssp. platyphylla) es una subespecie endémica del archipiélago canario. Pertenece a la familia de las aquifoliáceas, de la misma familia que el acebiño.

Este árbol puede alcanzar hasta los 15 metros de altura. El tronco es recto, la corteza es grisácea y más o menos lisa, y las ramas se disponen más bien horizontalmente y algo caídas alrededor del tronco.

Las hojas son brillantes, normalmente más grandes que las del acebiño, de hasta 15 cm. de largo y 8 cm. de ancho. Su forma es ovada u orbicular. Los bordes son ondulados y con espinas (recordando a las del acebo) apuntando hacia el ápice y con espina terminal en el ápice de cada hoja. En algunas hojas las espinas son menos prominentes y el borde es casi entero.

Flores dioicas, reunidas en grupos, de color blanco-rosado.

Frutos en forma de drupa, de entre 6 y 9 mm. de diámetro, de color rojo oscuro a negruzco en la madurez.

Es una especie exigente en humedad ambiental y edáfica, por lo que habita las zonas más húmedas y profundas de los bosques de laurisilva, donde puede llegar a ser localmente abundante, distribuyéndose solamente en Tenerife y La Gomera, entre los 700 y 900 metros de altura sobre el nivel del mar.

Texto y foto de Salvador González Escovar

DELFINO

15 enero, 2012

Delfino:

El delfino (Plieomeris canariensis) es un endemismo exclusivo de las islas canarias perteneciente a la familia de mirsináceas.

Se trata de un pequeño árbol perenne que puede alcanzar entre los 4 y 6 metros de altura. El tronco es recto con la corteza lisa y blanquecina. La ramificación es abundante.

Las hojas son grandes, con el nervio principal prominente, normalmente de entre 15 y 20 cm. de largo por 7-9 cm. de ancho, coriáceas, alternas, duras, brillantes, normalmente agrupadas al final de las ramas, con el borde entero y algo revoluto, de forma elíptca, ovalada u oblonga y de ápice obtuso o redondeado.

Las flores están dispuestas sobre las ramas, son pequeñas, numerosas y de color pálido.

La fructificación es cuantiosa en forma de frutos globosos o aplanados por el ápice, de entre 5 y 7 mm. de ancho, de color morado en la madurez.

Este árbol se encuentra en las comunidades marginales del monteverde, unas veces en su límite inferior en las zonas de transición a los restos termófilos, y otras veces en lugares más o menos aclarados y soleados de los bosques de laurisilva o en escarpes cercanos, barrancos, etc, entre los 200 y 900 metros de altura sobre el nivel del mar. En todo caso se trata de una especie rara con poblaciones muy locales que hace que se encuentre amenazada. Se distribuye en Tenerife y Gran Canaria, y tal vez en La Palma.

Texto y foto de Salvador González Escovar

ACEBIÑO

15 enero, 2012

Acebiño:

El acebiño (Ilex canariensis) es un endemismo macaronésico perteneciente a la familia de las aquifoliáceas. Es un arbusto o árbol pequeño que puede alcanzar los 10 metros de altura, muy ramificado con abundante foliación y de tonalidad oscura y de copa más o menos piramidal. Su corteza es lisa y de color marrón grisácea.

Las hojas son brillantes, duras, alternas, de forma ovada, de unos 6-8 cm. de largo. Sus bordes son generalmente enteros, aunque a veces con unas cuantas espinas pequeñas (parecidas a las del naranjero salvaje), sobre todo en los brotes nuevos. Ápice obtuso o redondeado.

Las flores son dioicas (hay ejemplares con flores masculinas y otros con flores femeninas), de color blanco, pequeñas, agrupadas en pequeñas inflorescencias y situadas en las partes terminales de las ramas.

Los frutos son rojizos o rojos en la madurez, de forma globosa, de aproximadamente 1 cm. de diámetro.

Es un árbol muy común en los bosques de laurisilva, frecuente también en el fayal brezal o bosques degradados, en barrancos húmedos con orientación favorable a los alisios y en pinar mixto, desde los 600 hasta los 1.800 metros de altura sobre el nivel del mar. Se distribuye por todas las islas excepto Fuerteventura y Lanzarote.

Texto y foto de Salvador González Escovar