SAUCO

22 marzo, 2012

El saúco (Sambucus palmensis) es un endemismo canario perteneciente a la familia de las caprifoliáceas. Es un arbusto o árbol pequeño y caducifolio, de hasta 5 metros de altura y de follaje denso. Tiene troncos y ramas débiles que se arquean con facilidad. La corteza es pardo-grisácea y algo agrietada.

Las hojas son compuestas, imparipinnadas (número impar de foliolos), con 3 o 4 pares de foliolos laterales y un foliolo terminal más grande. Los bordes de los foliolos son dentados o aserrados. El envés es velloso. En conjunto, la hoja puede medir más de 25 cm. de largo, mientras cada hojuela tiene entre 5 y 7 cm. de largo.

Inflorescencias umbeliformes de unos 10 cm. de doámetro, blancas, olorosas, aplanadas o abombadas, racemosas, muy conspicuas, recordando a las flores del follao, y cada flor que forma parte de la inflorescencia es pequeña.

Los frutos son pequeños, subglobosos, de unos 6 mm. de diámetro, poco vistosos, de color negro-parduzco en la madurez.

El saúco es una especie extremadamente rara. Se estima que una veintena de ejemplares en estado silvestre se reparten por tres islas y con escasas evidencias de propagacion natural. Su emplazamiento natural es muy local y relegado a los sectores más húmedos, umbríos y selectos de la laurisilva, que junto a su escasa capacidad de reproducción sexual hace que se encuentre en peligro de extinción en las tres islas donde habita, Gran Canaria, Tenerife y La Gomera.

Su dispersión es aparentemente ornitócora y progresa por acodos naturales; en viveros ha sido propagado por estacas ya que su reproducción sexual es muy limitada pues dispone de una proporción muy limitada de semillas fértiles.

El saúco tiene interés medicinal como curativo de eczemas, mientras su porte y floración le confieren interés para jardinería de zonas húmedas.

 Texto y foto de Salvador González Escovar

Anuncios

SAUCE

14 marzo, 2012

El sauce o sao (Salix canariensis) es un endemismo macaronésico perteneciente a la familia de las salicáceas.

Es un árbol pequeño o arbusto robusto de hasta 10 metros de altura, caducifolio. El tronco tiene una corteza lisa, de color grisáceo, ramificado y de copa abierta.

Hojas simples de forma oblonga a lanceolada, dispuestas alternamente sobre las ramas, de borde entero o ligeramente crenado (algo irregular), pubescentes (algodonosas) por el envés, de hasta 18 cm. de largo por 5-6 cm. de ancho y de color verde tierno y blandas al tacto.

Flores dioicas, existiendo árboles masculinos y árboles femeninos, agrupadas en amentos erguidos y cilíndricos de entre 5 y 10 cm. de longitud, a modo de espigas péndulas con pequeñas flores de color amarillento las masculinas.

Los frutos son pequeños, agrupados en la misma disposición que las flores, cada fruto con forma de cápsula bivalva que desprenden muchas semillas y provistas de apéndices plumosos que les ayuda a dispersarse con el viento.

El sauce canario está ligado a lugares con presencia continua de agua, como en los márgenes de arroyos permanentes de los cauces de los barrancos, tanto de las fachadas norte como de la sur, de las islas por donde se distribuye, también en nacientes naturales en bosques de laurisilva aprovechando la lluvia horizontal de la zona de brumas o en cotas más bajas si hay suficiente humedad edáfica.

Se reparte por Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, El Hierro y La Palma.

Texto y foto de Salvador González Escovar

BREZO

4 marzo, 2012

El Brezo (Erica arborea) es un árbol de hasta 10 metros de altura. Pertenece a la familia de las ericáceas y también vive en África y Europa.

El tronco es retorcido, la corteza es de color marrón-rojizo, áspera al tacto y desprendible en tiras. Es un árbol muy ramificado y denso, con las ramitas blanquecinas, delgadas y pelosas.

Las hojas son verticiladas, lineares, de hasta 5 mm. de largo y revolutas, y de color verde oscuro, excepto los brotes nuevos, que presentan un color verde tierno.

Las flores son hermafroditas, pequeñas, con forma de campana, blancas, muy abundantes formando racimos densos y vistosos.

El fruto es una cápsula pequeña con lóbulos persistentes.

Es una especie muy abundante en el monteverde, distribuyéndose en altura desde los 200 hasta los 1.700 metros de altura sobre el nivel del mar. Es una especie ecológicamente agresiva porque ocupa bosques de laurisilva talados o degradados. En asociación con la faya da lugar a las formaciones de fayal-brezal típicas de la zona de transición entre los bosques de laurisilva y el pinar húmedo en las las laderas húmedas e influenciadas por los vientos alisios de las islas centrales y occidentales. Presente también en el pinar mixto y como elemento del sotobosque del pinar, desapareciendo a una mayor altitud que la faya en estas formaciones vegetales; esporádico en el sur y oeste de las islas que habita, donde se refugia en barrancos húmedos y sombríos.

Sus ramas se aprovechan para labores agrícolas en horquetas y varas, también para alimento del ganado, artesanía y algunas aplicaciones en medicina popular.

Está presente en todas las islas a excepción de Fuerteventura y Lanzarote.

Texto y foto de Salvador González Escovar