BARRANCO DE LA LAJA (LA GOMERA)

20 abril, 2017

Fotos y texto de Salvador González Escovar.

El Barranco de La Laja es uno de los ramales superiores del alargado Barranco de La Villa, uno de los grandes tajos de la isla colombina, surgiendo a los pies de Los Roques, en la parte central de la isla, y un largo discurrir hacia el sureste desemboca en la capital insular, San Sebastián de La Gomera.

El recorrido senderista puede iniciarse en La Laja, en el interior del barranco. Cerca de ese pueblo existen presas que recogen el agua que corre desde la cabecera del Barranco de La Laja. El agua corriendo entre la arboleda, formada por pinos canarios, brezos, mocanes, sanguinos, laureles y fayas, constituye un atractivo importante de esta excursión. En el sendero se tiene la opción de desviarse del camino principal, si se quiere pasar por la pequeña presa de La Laja y contemplar el altivo pitón rocoso de Ojila desde su base, subiendo a través de un camino perdido entre la zarza y la hierba, hasta alcanzar un canal que pasa bajo el roque y que más adelante enlaza con el camino principal. Una vez en esa senda, caminar por un trazado de herradura entre el fayal-brezal resulta más llevadero, y se sigue subiendo hasta la carretera que viene de la capital, a la altura del Roque de Agando.

 

Luego se toma el camino que desciende, aunque hay un primer tramo de ascenso a la Ermita de Las Nieves, a la Degollada de Peraza por el borde sur del barranco que hemos recorrido por el fondo, barranco que es bastante amplio y verde, y por su interior serpentean barrancos secundarios que surcan el tramo alto y sus vertientes laterales. A lo largo del cauce se reparten algunos caseríos como La Laja, Los Chejelipes, El Atajo y San Antonio, junto a algunas presas, divisándose la carretera que une esos barrios.

 

El circuito senderista se cierra bajando desde la Degollada de Peraza hacia el interior del Barranco de La Laja por la ladera sur del barranco, mediante un camino empedrado, zigzagueante y adornado de palmeras, hasta el punto de partida de La Laja.

 

Otra opción es, en lugar de descender al fondo del barranco, continuar desde la Degollada de Peraza hacia San Sebastián. Para ello, después de un corto tramo por asfalto, se retoma el sendero, aunque en algunos tramos avanza un tanto perdido entre la maleza. Entonces se puede disfrutar de la vista de otro barranco que se abre al sur, el de Juan de Vera o del Cabrito, al otro lado del de La Villa, y que alberga extensos y bellos palmerales en su cabecera, amén del vistoso promontorio rocoso que da nombre al peculiar Roque del Sombrero, situado en la divisoria entre el Barranco del Cabrito y el de La Guancha, roque que recuerda la forma de la punta de un lápiz.

 

Más abajo, tras pasar la zona de Ayamosna, el sendero se aleja de la carretera que sube desde la capital, descendiendo de forma más pronunciada hasta el destino final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: