MORRA DE AYOSA. (TENERIFE)

2 febrero, 2017

10559751_762376880494666_2898700586376027689_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

10525680_762376900494664_6135413480281836174_n

La Montaña de Ayosa forma uno de los promontorios más elevados de la Cordillera Dorsal de Tenerife (prescindiendo de la zona de Izaña), superando ligeramente los 2.000 metros de altitud.

 

Al situarse en el espinazo montañoso que divide las vertientes sur y norte de la isla, las panorámicas que ofrece su cima son colosales en los 360º a la redonda.

 

10568810_762375503828137_6498773986360106737_nUna corta vereda surge de la carretera que va de La Esperanza a Las Cañadas, poco antes del punto kilométrico 28 y del mirador de Ayosa, y asciende levemente hasta la cima, en medio del tupido pinar. En la rocosa cima sorprende la presencia de unas antenas repartidoras, unas casetas e incluso un pequeño aerogenerador.

 

10583908_762375643828123_2669111664948728386_nLas vistas al interior de Caldera de Pedro Gil, al volcán de Arafo que lo alberga, a la Montaña de La Crucita y a los Riscos de Cho-Marcial, justo en frente, son espectaculares con desniveles de más de 700 metros con respecto al fondo de esa grandiosa depresión de la Caldera de Pedro Gil. Sobre los vistosos Roques de Cho-Marcial se eleva la zona de Izaña, en el punto álgido de la Ladera de Güímar, formando un escalón montañoso que se alza desde la costa hasta las cumbres insulares.

 

Hacia el este, la Cordillera Dorsal de Pedro Gil continúa perdiendo altura progresivamente, cerrando el Valle de Güímar mediante la Ladera de Araya que de manera uniforme desciende casi hasta la costa.

 

Más allá de Izaña, el volcán Teide preside toda esta cadena montañosa, amén de los valles de La Orotava y de Güímar.

 

10488055_762376750494679_4519893703164987221_nDesde la cima de Ayosa, el estrecho sendero sigue su marcha descendiendo por la cara noroeste de la loma, llegando de nuevo a la carretera, unos 100 m. antes del Refugio de Ayosa. Volviendo al punto de partida por el mismo camino (si no se quiere volver por asfalto), al poco del comienzo otro corto ramal nos alcanza al borde de una morra desprovista de pinos, formando unos vertiginosos cortados sobre el pinar y deleitándonos también con amplias vistas de ensueño sobre el Valle de Güímar, y si el día está claro divisando las islas de Gran Canaria y la Palma en sentidos opuestos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: