EL SOMBRERITO. LAS CAÑADAS DEL TEIDE (TENERIFE)

30 enero, 2017

429087_296937387038620_29432098_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

409547_296934830372209_2132864933_n

La subida a este vistoso roque, de algo más de 2.500 m.s.n.m., que flanquea el anfiteatro de Las Cañadas del Teide por su sector suroccidental, se acomete desde la zona de El Retamar, concretamente el ascenso empieza justo en una pronunciada curva a la izquierda en la carretera de Vilaflor a Las Cañadas.

 

429791_296935603705465_334588113_nTrazas de senda y mojones, menos abundantes al principio, ascienden por el fondo de un barranquillo, entre postreros pinos, retamas, cabezones, chaorras, rosalitos, codesos, turgaytes,… y salvando pequeños escalones a lo largo de su cauce.

 

417084_296938447038514_736457615_nEl Barranco seguido surge en la degollada existente entre el Roque del Almendro y el Roque de El Sombrerito, montaña que también se le conoce con el topónimo de La Cachucha, característico por la forma de su cima, que recuerda a la de un sombrero, si es visto desde su falda sur.

 

406487_296936617038697_598082169_nEl primer tramo del recorrido finaliza en ese collado, donde la mirada divaga hacia el norte, encontrando la mole del estratovolcán Teide-Pico Viejo elevada sobre el extenso fondo de la caldera de Las Cañadas. Esta zona esta despoblada de codesos y retamas, pues aún son visibles los efectos del gran incendio acontecido en la zona hace más de una década en las esqueléticas y ennegrecidas ramas de ese matorral de cumbre.

423360_296937117038647_1830891288_n

Desde la degollada hay que ladear un poco ganando algo de altura hacia la vertiente sur de El Sombrerito hasta alcanzar un saliente rocoso, por el que asciende de forma más decidida la vereda, guiada por mojones abundantes, los cuales nos conducen a la base de la parte más difícil, en principio, de la subida, la pared final que rodea por todas partes la cima de la montaña.

 

427011_296936360372056_943095164_nSin embargo, una vez llegado a dicha base, existe un paso sencillo, también amojonado, por el que ni siquiera es necesario trepar, a través de un corto (y poco aparente desde la distancia) corredor o canaleta que rápidamente nos asoma sobre la amesetada cumbre.

 

417098_296938603705165_417815205_nEn definitiva la subida a esta montaña resultó mucho más fácil de lo previsto, si tenemos en cuenta las apariencias de la montaña vista desde El Retamar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: