BARRANCO HONDO (GRAN CANARIA)

23 enero, 2017

10897978_868176843248002_7590487475242125748_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

10426123_868176339914719_48660145656001237_nUno de los barrancos más hermosos que desembocan en el sureste grancanario es sin duda el Barranco Hondo, el profundo surco, desgastado y erosionado por la acción del tiempo y que separa en dos sectores el escarpado Macizo de Amurga.

La orografía de este encajonado tajo es muy espectacular; en los laterales del cauce, se levantan enormes paredes verticales traspasadas por cientos de cuevas, de todos los tamaños, formas y accesibilidades posibles, que dan al lugar un entorno parecido al mítico oeste americano.

10885040_868176429914710_1228213841191063022_n

Mientras avanzamos por el fondo, los grandes despeñaderos se desmoronan desde las cimas más altas, sobre los más de 300 metros de cota, donde podrán deleitarse los amantes del garrapateo y de los itinerarios en trepada.

Toda la zona es fascinante, decorada con multitud de gigantescos cardones, uno de los pocos sectores de Gran Canaria, junto con el Macizo de Guguy, que presenta esta característica. 

La ruta recorre parte del cauce de Barranco Hondo hasta llegar al caidero, un potente paredón insuperable que pone fin al trayecto por el lecho del barranco, aunque éste continúe aguas arriba, hacia las cimas de Amurga.

El paisaje viene condicionado por las laderas desgastadas y perforadas del barranco, donde aves de gran tamaño nidifican en sus cavernosas grutas, viviendas de antaño de civilizaciones pasadas.

1781905_868177346581285_1017165849344380341_n

La existencia de pequeños roques solitarios con restos de la cultura aborigen, custodiando desde lo más alto de los pequeños cañones que se abren hacia el cauce, ponen de manifiesto ciertas zonas que aún no han vuelto a ser transitadas desde hace siglos, posiblemente por la constante y dura erosión a la que se ha visto sometida toda esta zona desde tiempos remotos y lo cual ha hecho cambiar drásticamente el panorama; una de esas sendas, un tanto perdida, asciende desde el cauce por la ladera sur del barranco hacia el altivo Arco del Coronadero (en realidad dos arcos paralelos y próximos entre sí, uno más largo que otro), formando la estructura pétrea arcada más grande de la isla y punto álgido de la ruta, desde donde apreciar el discurrir del tajo que queda a nuestros pies, sintiendo el abismo del Barranco Hondo en estado puro y contemplando esta profunda hendidura excavada en las zonas más bajas del macizo de Amurga.

10685377_868176586581361_1359187064847533749_n

Otra particularidad que puede apreciarse desde el Arco del Coronadero es el conjunto de “torretas” o amontonamientos de lajas en lugares casi inaccesibles de la vertiente opuesta del barranco, que según algunos autores, podrían haber servido como un calendario solar a los aborígenes de la isla, indicando las épocas importantes de cara a las cosechas, el pastoreo y la meteorología.

10606253_868483116550708_5109225135032355882_n

La ruta continúa por el barranco paralelo por el sur, el de Berriel, bajando previamente por el lomo divisorio que lo separa del Hondo, y posteriormente alcanzando su lecho. Finalmente un túnel comunica ambos tajos y nos devuelve al fondo del Barranco Hondo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: