ROQUE DE LA GORRA (GRAN CANARIA)

21 enero, 2017

11034896_896901540375532_5831494645260146837_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

19096_896900213708998_7931187348951510342_n

Esta excursión puede empezar en Taidía, poblado que se localiza dentro del Valle de Tirajana. También se puede empezar en Santa Lucía, aunque el recorrido resulta algo más largo porque este pueblo se encuentra más abajo en el valle. Desde ambos pueblos, una pista de tierra comienza a subir buscando la vertiente izquierda de este amplio valle que encierra algunas poblaciones, además de las anteriores y prescindiendo de la zona cercana a la costa, también se hallan San Bartolomé de Tirajana y otros barrios dispersos por el fondo del valle. Al aproximarnos a la vertiente aumenta el desnivel y la pista da paso a un sendero que busca el filo de la ladera. Al alcanzarlo nos sorprende entre la sequedad reinantes unos goteríos que destilan en la roca formando unas posas de agua, invadidas por juncos y otras plantas hidrófilas, a un lado del sendero, punto desde el que se observa como otro barranco lateral que se perfila por esta vertiente del valle converge en él, el cual vamos dejando bajo nuestros pies. A partir de aquí el camino sigue subiendo cercano a la arista, y por tanto sin abandonar las cada vez más espectaculares vistas que nos reconfortan con la gran amplitud del valle y de las montañas que lo encierran, como el Macizo de Amurga y parte del de Pilancones, entre los que se abre hacia el sur de la isla el Barranco de Fataga, todo ello en la vertiente opuesta de este valle.

 

Más arriba el sendero muere en una pista y el pinar comienza a ser abundante. Al otro lado del Valle de Tirajana, otro barranco nos separa del siguiente y más profundo Barranco de Guayadeque, cuyo discurrir se adivina en la distancia al divisar la parte alta de sus promontorios laterales

 

11052032_896899973709022_194879762800796232_nSiguiendo hacia arriba hay varias pistas que se dirigen hacia la derecha, hacia la cercana Caldera de Los Marteles, pero ese no es nuestro destino, por lo que hay que seguir subiendo con ligera tendencia a desviarnos a la izquierda para no alejarnos del borde izquierdo del Valle de Tirajana.

 

10988436_896900997042253_7715172256480998371_nLa pista no va justo por el borde, pero alguna que otra vez alcanza degolladas que parecen balcones naturales con vistas al valle, y que superan en gozo visual a la anterior debido a la altitud alcanzada. En una de ellas, existe un desvío que desciende hasta lo que la verticalidad de la ladera le permite, contemplando en este tramo el vistoso Risco Blanco desde arriba y un potente y grueso dique cercano.

 

10351446_896901010375585_20726155516603585_nAl final se acaba la pista y aparece un camino señalizado con mojones de piedra pero que avanza un tanto perdido entre el matorral de codesos, tajinastes, vinagreras, piteras, jaguarzos,… acercándonos al Risco Blanco, pero no llegamos a él por lo perdido y confuso del camino, entre verticales laderas y barranqueras que intimidan, empequeñecen y parecen aislar al caminante.

 

10917111_896900490375637_3598821219397681092_nDe vuelta a la pista principal seguimos subiendo un poco más, dejamos un pequeño cono volcánico y la zona conocida como La Calderilla a nuestra derecha, formando el adyacente terreno de lapilli sobre el que crecen almendros, y poco después llegamos a la zona invadida por antenas, alcanzando la pista asfaltada que desde la cumbre de la isla desciende hasta el Pico de La Gorra, cercano a esta zona de las antenas, conocida como Los Cascajares. Esta pista asfaltada sigue subiendo y llega al Pozo de Las Nieves de los Canónigos, un gran hoyo de unos 20 metros de profundidad donde se almacenaba la nieve en el pasado, topónimo que también da nombre al ya cercano y redondeado roque señalado en el mapa como la máxima altura insular con 1.949 metros, y que llegados a este pozo resulta fácil coronar. Las grandes y numerosas antenas que dejamos atrás y la vecina zona militar rompe el encanto que toda cima debe tener.

 

11062035_896901170375569_1261316312570060687_nMe quedo con los desfiladeros cortados hacia el abismo que configuran la cabecera del Valle de Tirajana, de los escarpados Riscos de Tirajana, entre los que figuran el Cañadón del Jierro, El Campanario y el Roque de la Agujereada, que surgen directamente del fondo del centro-sureste de la isla, y también con las panorámicas hacia el sur tras el Macizo de Amurga, que separa el Valle de Tirajana del de Fataga, y siguiendo con la vista el perfil del Barranco de Fataga se halla en el extremo sur de la isla el complejo dunar de Maspalomas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: