CHASOGO (TENERIFE)

8 enero, 2017

15665955_1357936240938724_1375017721826119470_n

Texto de Salvador González Escovar.

15747660_1357934357605579_4934418371400705704_nEste pateo comienza en la zona recreativa de Los Arenales ( o de Chío), a unos 1.500 m. de altura, dentro del pinar de Guía de Isora.

Se sigue el sendero de corto recorrido SL TF 203, bajando en dirección a Chío los primeros 3 kilómetros, dentro de un extenso pinar salpicado de coladas de lava recientes, vastos terrenos de lapilli y escorias volcánicas, hasta enlazar con el sendero PR TF 69.1 que une el barrio isorano de Chiguerge con la montaña Chasago, loma amesetada situada bastante cerca de las Cañadas del Teide, bajo la base oeste de la mole volcánica del Pico Viejo y cerca de la Montaña del Cedro.

Desde ese cruce de senderos anteriormente citado, el recorrido ahora sube continuamente hasta encontrar la pista de tierra que surge en la carretera de Chío a Las Cañadas, a la altura del punto kilométrico 6.

15697709_1357935564272125_8753832097350540278_n

Durante la ruta observamos cómo algunos elementos volcánicos fueron aprovechados como refugios o corrales. Es el caso de la cueva de Cho Quintana, un tubo volcánico muy frecuentado antaño por pastores que pernoctaban en el lugar, o el Caletón del Escobón, un vacío lávico entre paredes, semejante a un caletón litoral, y utilizado para guardar animales.

15697445_1357940680938280_6904139944966678264_n

Más arriba, el pinar tiende a abrirse debido a la presencia más notoria de ásperos y marrones malpaíses y podemos observar diferentes morfologías volcánicas como planchas de lava paho-hoe, lavas cordadas y tubos volcánicos poco elevados y con la parte superior resquebrajada por el paso del tiempo y la erosión. Esta zona, conocida como el Reventón de Pedro Hernández, alberga también una interesante y antigua era construida sobre lavas pahoe-hoe, conocida como la Era de Barqueto, y algunas oquedades o restos de viejos tubos volcánicos.

15697214_1357935880938760_1600156055764619655_n

El sendero, siempre bien marcado y delimitado por piedras, sigue subiendo por coladas recientes hacia la Morra Negra, entre un pinar joven acompañado de rosalitos, codesos, escobones, malpicas, fistuleras, tajinastes, etc. La presencia según subimos del Pico Viejo gana protagonismo, cada vez más imponente en este paisaje de pinos y malpaíses, ocultando casi totalmente El Teide que se eleva detrás de ese volcán que presenta un gran cráter de 800 m. de diámetro en su parte elevada, a más de 3.000 m. de altura.

15697834_1357937990938549_2973914202142569204_n

Finalmente alcanzamos la pista de la Montaña Chasogo, teniendo a la vista los volcanes de La Cruz de Tea y de La Botija, y la cual, si la seguimos en sentido contrario hacia la carretera donde empieza, nos adentra en el Barranco del Cedro, donde finaliza la pista al alcanzar una galería subterránea. En uno de los recodos de ese último tramo la mirada se alarga hasta las laderas de la Montaña del Cedro, elevada en la parte más occidental del Anfiteatro de Las Cañadas del Teide, y hacia los extensos pinares de Guía de Isora que alcanzan las medianías del suroeste insular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: