VOLCÁN BILMA

13 diciembre, 2016

15380462_1323843234348025_6024030738672191267_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

La Montaña de Bilma se eleva en la parte más occidental de la Dorsal Volcánica del noroeste de Tenerife, cono volcánico cuya cima se encuentra a 1.372 m. de altura sobre el nivel del mar, encima de la cabecera del Valle de Santiago del Teide y del barrio de Las Manchas.

 

15337598_1323839964348352_7174906026924273495_nLa dorsal de Abeque constituye una cadena de volcanes que separan el macizo de Teno del edificio central insular formado por el estratovolcán Teide-Pico Viejo. Esta dorsal volcánica se alinea siguiendo la dirección noroeste-sureste, configurando uno de los tres ejes o directrices estructurales que han dado origen al vulcanismo histórico en Tenerife. En esta zona acontecieron erupciones fisurales que generaron la alineación de volcanes en torno a Montaña Bilma a la que también pertenece el Volcán Chinyero (1.560 m.s.n.m.), cuya última erupción se registró en el año 1909. También hay otros volcanes asociados a esta dorsal a distintas altitudes, como la Montaña Cascajo, Montaña Aguda, Montaña Samara, Volcán de La Botija, Montaña de la Cruz de Tea, Montaña Reventada y el Volcán de la Abejera, entre otros.

 

15350570_1323844747681207_4641057148966636087_nLa ruta comienza en el barrio del Valle de Arriba, cercano al pueblo de Santiago del Teide, y asciende siguiendo el camino del Almendro en flor mediante un ancho camino delimitado por muros de piedra hasta llegar a una de los ramales de la colada lávica del Volcán Chinyero, cono situado bastante más arriba y oculto detrás de la masa forestal del pinar que aparece de manera continuada a una altura algo mayor, mientras cerrajones, escobones, retamas, codesos, vinagreras, bejeques, higueras y almendros rodean esta primera parte del sendero.

 

15284932_1323842641014751_5472526401597819117_n

Poco después la senda penetra en una de las lenguas de lava solidificada o malpaíses que parcialmente rodean la Montaña Bilma, transitando de esta manera por el terreno más joven de Tenerife, sobre los materiales vomitados por las fuerzas eruptivas y por tanto con poco más de 100 años de contacto con el aire exterior. Una cierta emoción trasmite esta experiencia senderista ya que además, a poca distancia hacia el oeste, al otro lado de la cabecera del valle de Santiago, emergen los escarpes cimeros del Macizo de Teno, como Bolico y Erjos, guardando una de las zonas primerizas del relieve insular geológicamente hablando, como es ese viejo macizo aislado del resto de la isla y surcado por profundos tajos inapreciables desde este lugar pateado.

 

15285048_1323842774348071_7764484400017738710_n

Podemos atravesar este malpaís y seguir ganando altura hasta el Volcán Chinyero, penetrando en el pinar y las sucesivas coladas de lava, o rodear la Montaña Bilma si queremos ir a Arguayo o a Las Manchas; en todo caso para subir a lo alto del cono volcánico hay que desviarse de la ruta seguida aprovechando estrechas y resbaladizas veredillas a través de la piconera de las laderas y que de forma bastante inclinada y desdibujada ascienden a su cumbre.

 

15391017_1323842644348084_7088108809451261602_nDesde la cima del Volcán Bilma, a casi 1.400 m.s.n.m., se aprecia este inmenso campo minado de volcanes dormidos que se extiende en altura hasta las faldas del Pico Viejo, y a su vez como las oscuras, sepultadoras, yermas, siniestras y ásperas coladas de lava procedentes del Volcán Chinyero se dividen en diferentes ramales, parcelando el territorio, el pinar y otros vetustos conos volcánicos.

 

15284845_1323843577681324_7567074455705750577_nAl encontrarnos sobre la cabecera del Valle de Santiago, se divisan también bajo el volcán los pueblos de Las Manchas, Santiago del Teide y El Molledo, acompañadas de las bellas siluetas de los escarpes del Macizo de Teno, como el Risco Blanco, Montaña de Arguayo, Lomas de Guama, Ñifa e Illaga, Degollada del Cherfe y las cumbres de Bolico y Erjos.

 

15241856_1323842451014770_2694619823357370638_n

También se aprecia el amplio cráter de la Montaña Bilma, abierto en dirección noroeste, mientras algunos túneles y cuevas volcánicas, aprovechados por el hombre como refugios pastoriles, parecen formar un pequeño laberinto en el subsuelo del fondo de la vaguada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: