BALCÓN DE CHINAMADA. ANAGA (TENERIFE)

27 noviembre, 2016

11034309_894000497332303_6992860552264414166_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Esta excursión parte de las afueras de Punta del Hidalgo, en el extremo noroccidental de la Sierra de Anaga. Es una de las rutas más clásicas de este macizo.

11025113_894000693998950_3525859486831223443_n

Se comienza atravesando la desembocadura del Barranco del Tomadero, bajo la imponente mole del Roque de Dos Hermanos. Se va ascendiendo por los abruptos riscos que forman la ladera oriental de ese barranco que surge de la espesura de la vertiente norte del Monte de las Mercedes.

La flora rupícola y, también la no tan risquera, como cardones, tabaibas, tajinastes, guaydiles, palos sangre, cornicales, margaritas, jaguarzos, espineros, granadillos, regaljaderas, verodes, junto a cerrajas, matos risco, bejeques, cardoncillos, etc., parecen brotar de entre las piedras, aprovechando cada grieta para aferrarse a la vida.

10153019_894001230665563_2475728545250464177_n

En toda la península de Anaga existen casi una treintena de endemismos botánicos locales, plantas exclusivas de este extremo nororiental de Tenerife. Ese grupo único lo forman: una especie de bejeque, dos de magarza, una de esparreguera, dos de cabezón, una de jara, dos de tajinaste, una de siempreviva, una de corazoncillo, dos de tomillo, cuatro de bejequillo, una de culantrillo, una de rosalito, dos de chaorras, una de cerraja, dos de retama, Tolpis glabrescens, Lugoa revoluta, Normania nava, Carex perraudieriana y la violeta de Anaga. Estas plantas se extienden desde los riscos costeros y de las zonas medias repartidos por rincones prácticamente inaccesibles, hasta los cumbreros bosques de laurisilva.

11037626_894001077332245_6288487653998027307_n

Más arriba, un balcón natural del barranco nos permite dejar caer la mirada sobre el ya distante mar y sobre el escarpado acantilado en cuya base el mar arremete con fuerza y persistencia. Es un paraje sobrecogedor, duro y violento en el que los impresionantes desfiladeros se ven coronados por puntiagudos escarpes como el de Tesegre. Esa dureza paisajística y el sonido del lejano batir del mar se apoderan de mi existencia durante unos instantes que duran todo lo que uno quiera, de manera gratuita y gratificante.

Nos encontramos entre la prominente elevación de Dos Hermanos y el precipicio sobre el mar que forma la imponente escarpada del Barranco de La Angostura.

10428434_894001020665584_8264109846233363368_n

Al final de este sendero que transita rodeado de pura roca, de cuevas, de acantilados y de barrancos, se encuentra el casi imperceptible caserío de Chinamada, el cual presenta algunas viviendas cueva. En el interior del Barranco del Tomadero resalta el escarpado domo del Roque de Los Pinos, que parece un islote grisáceo y rocoso habitado por esos árboles. Más allá, por la vertiente opuesta del barranco que venimos siguiendo desde la costa, se diseminan las casas de Los Batanes.

984022_894001330665553_5863152147498348498_n

Desde Chinamada se puede continuar hasta Cruz del Carmen, después de adentrarnos en el monteverde, o bien ir al más cercano Mirador de Aguaide, disfrutando con la vista de la ruta seguida desde La Punta, y de verticales y sobrecogedoras panorámicas sobre los precipicios derrumbados sobre el frecuentemente agitado océano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: