PUNTA TESEGRE. ANAGA (TENERIFE)

17 noviembre, 2016

13139203_1143111909087826_2737723670088329840_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

La Cresta de Tesegre o Tasegre es la divisoria entre los barrancos de Taborno, al este, y el de La Angostura al oeste.

13102841_1143113179087699_8853282134241565250_nSe trata de un corto pero espectacular y aéreo pateo que comienza entre los caseríos de Chinamada y Las Carboneras, junto a una casa aislada. Al principio la senda se introduce en la vertiente del Barranco de Taborno sin apenas perder altura, luego asoma a la cresta y transita por la del Barranco de La Angostura, lo que permite disfrutar, casi simultáneamente de las espectaculares panorámicas de estos cortos, pero a la vez profundos y vertigionosos tajos en la corteza terrestre.

 

13118954_1143114589087558_4012694543932788335_nMás adelante, la senda pasa por una pequeña planicie invadida por brezos, mientras ya queda cerca la subida final a la lomada terminal de Tesegre y el puntal rocoso que se desploma súbitamente sobre el océano. Conforme nos acercamos al acantilado marino, el paisaje va abriendo los ojos del senderista, y dando un vistazo a los tajos que nos rodean, apreciamos las verticales, y aparentemente inexploradas paredes que convergen en la estrecha franja de sus recónditos fondos, en un territorio que parece prohibitivo y fuera del alcance de la huella humana.

 

13173690_1143113989087618_437656260183747565_nAl llegar a la Punta de Tesegre, a toda la sensación anterior se le une el hecho de encontrarnos en el borde de un acantilado marino, fusión de dos elementos vitales, tierra y mar, que no puede resultar más sobrecogedora en forma de colosal despeñadero de cientos de metros que también consigue arrastrar nuestros sentidos y sensaciones. Desde estos altivos confines insulares el significado del paisaje alcanza su máxima expresión, avistando el agreste y erosionado litoral y roques punteros y emblemáticos de Anaga, como el de Dos Hermanos, el Tenejía, el Roque Taborno y la Loma de Aguayde, que se alza en lo alto de la vertiente opuesta del Barranco de La Angostura.

 

Sobre estos desfiladeros, el permanente azote del mar contra la costa se percibe como un rítmico y sosegado rumor, como si fuera la música de fondo que se escucha en estos insólitos y salvajes parajes, ocultando la violencia del encuentro de esos dos elementos.

13173990_1143113539087663_3641064424620397090_n

El Barranco de La Angostura hace honor a su nombre, pero el de Taborno es superlativo en cuanto a la dimensión vertical y por la mayor amplitud que su vecino por el oeste; en su retorcido y oculto cauce confluyen despiadadas barranqueras laterales, mientras se divisa la verde frondosidad que disimula su amplia cabecera. El espigado Roque Taborno parece el vigía honorífico del abrumador tajo, en un trazado vertical y sin respiro que surge desde las mismas entrañas del cañón, como si el pitón quisiera advertirnos que hasta el momento ha conseguido desafiar a la erosión y ganarle la batalla y que no todo por aquí es hundimiento vertical.

 

13164486_1143115215754162_1881899801402941206_nDesde su apacible nacimiento hasta su convulsa desembocadura en la Playa de La Fajana, el Barranco de Taborno nos regala una corta pero intensa vida geológica. 

La verticalidad reinante hace que no puedas dejar muchas huellas en el paisaje; felizmente las huellas las deja el territorio en uno mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: