EL VISO Y MONTAÑA DE INAGUA

6 noviembre, 2016

11150324_919975948068091_4023139443968797504_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Este sendero parte de la Degollada de La Aldea, al oeste de Gran Canaria. Se asciende paulatinamente transitando por los andenes de Tasarte, en dirección al Lomo del Viso, que es el saliente montañoso más occidental del Macizo de Inagua, antes de precipitarse abruptamente en el Valle de La Aldea.

Durante el sostenido ascenso, las vistas de los cortados rocosos que se derrumban desde las Montañas de Inagua y Ojeda son imponentes, además de las que ofrece los picos que se elevan en la vertiente opuesta del Barranco de La Aldea, como son Horgazales, Pajaritos y El Cedro, que a su vez limitan el escarpado Macizo de Guigui, escondido más allá de esas montañas.

13779_919976054734747_3219091754993260428_n

La senda aumenta su pendiente al acercarnos al Lomo de El Viso, y una vez en su parte alta puede ser recorrido prácticamente llaneando hasta su extremo oeste, disfrutando de enormes panorámicas de la zona central y oeste de la isla, desde el Roque Nublo hasta Tamadaba y Faneque, y desde La Aldea, justo debajo nuestro, hasta el Macizo del Suroeste, con el piramidal Pico Adlobas despuntando en lo más alto del mismo. A diferencia de la vertiente sur de El Viso, la vertiente norte es mucho más abrupta, salvaje, desolada y salvaje, constituyendo el desagüe natural de la Cuenca de Tejeda con numerosos barrancos laterales, como los de La Inagua, de Siberio o el de Lina. Destacan en ese abismo duro y petrificado, las elevaciones que surgen de su fondo, como las Mesas del Junquillo, de Acusa y la Montaña de Altavista, la cual oculta parcialmente el más dístante Macizo de Tamadaba y la Punta de Faneque.

10390222_919976634734689_2777390717299227808_n

Al encontrarnos en el extremo occidental, y a una altura suficiente, del inmenso pinar del Macizo de Inagua, Ojeda y Pajonales, la mirada se alarga hacia oriente siguiendo el cresterío de las Montañas de Inagua, de la doble loma de Las Monjas, ligeramente desplazada al norte, y detrás de ella, asoma parcialmente la Montaña Alsándara, la altura máxima de todo el macizo con 1.583 m.s.n.m.

Retornando hasta el inicio de la Lomada de El Viso, podemos adentrarnos en el pinar de Inagua, subiendo a la principal cima que le da nombre a esta parte del alargado macizo, aumentando la inclinación y estrechándose el sendero.

El desnivel con respecto al punto de partida resulta considerable y las vistas de los barrancos de Tasarte y Tasartico son cada vez más gratificantes, tajos rodeados por puntiagudos y salvajes roques, que contrastan con la domesticación del fondo de los barrancos a base de carreteras, poblaciones e invernaderos.

11050219_919976018068084_2854478489650979908_n

Al transitar por la parte alta de estos verticales pasadizos entre andenes se capta el abismo abierto bajo los Andenes de Tasarte, a un paso del vacío de apariencia absoluta, casi en el mismo filo de un precipicio que pocas horas antes fue contemplado desde su base, durante un vuelo visual fugaz y a la vez eterno, que hace que la emoción acumulada durante la subida se libere de golpe, desparramándose verticalmente pendiente abajo, a la misma velocidad que esta esencia vertical de varios cientos de metros en caída libre tarda en apoderarse de las retinas y del resto de los sentidos.

La cima de la Montaña de Inagua, de 1.426 m. de altitud sobre el nivel del mar, es un escarpe solitario y mágico, una de las fronteras naturales más entrañables de Gran Canaria; se percibe el silencio solo roto por el rumor del aire leve de las cumbres en contacto con las ramas de los pinos.

11115602_919976601401359_8512542352607887992_n

Además de divisar las montañas comentadas anteriormente, como Horgazales y El Cedro, sobresaliendo del siempre verde dosel arbóreo, desde esa postrera cumbre de este grandioso pinar puede contemplarse gran parte de esta hilera de cumbres del resto del macizo que se alarga hasta el centro de la isla, amplia panorámica en la que el solitario Cortijo de Inagua, localizado en la ladera norte, y en medio de tanta naturaleza virgen, forma una referencia de lejana y ancestral humanidad que acrecienta la sensación virginal, de aislamiento y de soledad impuesta por el pinar más extenso y maduro de la isla.

Anuncios

2 comentarios to “EL VISO Y MONTAÑA DE INAGUA”

  1. Pepe said

    La ruta se enmarca en un entorno increíble de G.C., pero sería recomendable comentar y remarcar que la Montaña de Inagua, y toda la crestería a la que se hace referencia, así como Las Monjas y Alsándara, están dentro de la Reserva Natural Integral de Inagua, siendo necesario disponer de la correspondiente autorización administrativa (solicitándola en el Cabildo de G.C.) para transitar por los senderos de la Reserva N.I.
    Todo esto para evitar sorpresas y difundir este tipo de información también.

    Felicidades por el blog !

  2. Pepe said

    La ruta se enmarca en un entorno increíble de G.C., pero sería recomendable comentar y remarcar que la Montaña de Inagua, y toda la crestería a la que se hace referencia, así como Las Monjas y Alsándara, están dentro de la Reserva Natural Integral de Inagua, siendo necesario disponer de la correspondiente autorización administrativa (solicitándola en el Cabildo de G.C.) para transitar por los senderos de la Reserva N.I.
    Todo esto para evitar sorpresas y difundir este tipo de información también.

    Felicidades por el blog !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: