AGUACADA

26 octubre, 2016

13450175_1166018460130504_2631120945293161450_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

El Risco de Aguacada se alza vertiginosamente unos 600 m. de altura sobre el litoral de la Punta del Hidalgo, justo donde la cresta que divide los barrancos Seco y de Flandes forma el acantilado sobre la costa.

13427990_1166019140130436_7395625685481476939_n

Para acceder a Aguacada se puede empezar a caminar en un topónimo conocido como el Juntadero, localizado en la vertiente norte del Monte de Las Mercedes, punto que permite divisar los lugares por los que vamos a patear vertiente abajo, más allá de los eucaliptos y pinos exóticos que degradan el Monteverde circundante.

El sendero desciende, siguiendo el cartel indicativo a Punta del Hidalgo, por la vertiente occidental del Barranco Seco, y cuando el bosque queda atrás, busca la cresta que lo comunica con el siguiente tajo por el oeste, el Barranco de Flandes, en un lugar conocido como la Degollada Agudo, lo que permite disfrutar de las vistas de ambos tajos desde lo alto.

13434758_1166020846796932_5956023894250473736_nEl Risco de Aguacada se encuentra próximo y para acceder a él abandonamos el camino que sigue hasta la costa, pasando por Homicián, y se continúa por una veredilla utilizada por las cabras y un tanto perdida en algunos puntos, aunque debido a la cercanía de la cima del roque también se puede seguir campo a través y trepando fácilmente.

Aguacada ofrece unas vistas espléndidas de buena parte del norte insular abarcando la mirada desde la costa de Tacoronte y Acentejo, con El Teide coronando la parte visible del Valle de La Orotava, hasta la sucesión de tortuosos barrancos, de salvajes crestas y acantilados marinos que se adentran en el Macizo de Anaga, mirando en sentido opuesto. Las casas de Chinamada se perciben diminutas, dispersas y lejanas, colgadas en una de las vertientes del Barranco del Tomadero, sirviéndonos de sutil referencia para establecer la insignificancia humana dentro de la magnitud escarpada del paisaje de Anaga.

13434686_1166021786796838_3906213088103177407_n

El Roque Carnero y el resto de la cresta que separa ese gran tajo del más cercano Barranco Seco está a menor altura que Aguacada, por lo que desde aquí se permite divisar el singular Roque de Los Pinos aflorando debajo de Chinamada y del Roque Tenejía, mientras por orden de cercanía el Roque Carnero, el Roque Dos Hermanos, la Loma de Aguayde y la cresta de Tesegre forman despiadados acantilados cuando los salvajes barrancos se encuentran con el océano.

En un plano más cercano y vertical, la mirada se desliza abruptamente por la ladera de Aguacada orientada al mar, mientras los sentidos son cautivados y atenazados durante ese vuelo fugaz sobre la humanizada, y felizmente desde aquí arriba lejana, plataforma costera de Punta del Hidalgo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: