CAMINO DEL PINO ENANO

23 octubre, 2016

14606471_1275459195853096_907942282637094967_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

14642048_1275460365852979_7399027992102252360_nEsta corta ruta senderista comienza junto al campo de fútbol de Vilaflor. El itinerario asciende a través de un tramo del sendero que comunica el pueblo con las cumbres del municipio, cuyo origen podría estar vinculado a la actividad pastoril de la población prehispánica, aunque también pueden observarse otros ramales utilizados por usos más recientes del territorio como la extracción de la pinocha con ayuda de bestias.

La senda bien definida y marcada asciende por un lomo donde abundan las lajas o piedras de mediano tamaño, de forma aplanada, color marrón claro y bordes recortados, utilizadas muchas veces para la construcción de goros o refugios pastoriles, pudiendo además observar algunos pinos resineros de gran tamaño, con una oquedad en su tronco para la extracción de la resina que sería utilizada como combustible hasta mediados del siglo pasado, uno de los aprovechamientos de este pinar, uno de los más maduros de la isla.

14606284_1275459569186392_3390635307717486127_n

Más arriba la senda enlaza con una vieja pista forestal o camino más ancho que muere en la carretera que sube a Las Cañadas del Teide, cruzándola y avanzando unos 100 metros por ella podemos seguir subiendo por otro sendero o la continuación del anterior hasta el Sombrero de Chasna, ya superando los 2.400 m.s.n.m. y en la bolconada espectacular sobre la Caldera de Las Cañadas del Teide, después de una larga subida por este pinar abierto y longevo.

14680623_1275461239186225_2941378530857247363_n

Antes de ese objetivo más ambicioso, y después de cruzar la carretera a la altura del Mirador sobre El Pinalito, observamos como algunos pinos, como el Pino Enano, crecen directamente sobre el duro sustrato rocoso y adquieren un porte más reducido, mientras la mirada goza a mayor distancia con unos fotogénicos, alargados, verticales y estriados riscos desplomándose bajo el Sombrero de Chasna, la mole amesetada que parece el altivo centinela del municipio de Vilaflor, y junto al inmenso pinar que nos envuelve, nos invitan a descansar en un lugar en el que la altura, el silencio y una atenta observación del paisaje nos recogerán en sensaciones inolvidables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: