VOLCÁN MARTÍN

22 septiembre, 2016

14212820_1233273993404950_2602645343847202434_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

14192799_1233274233404926_2163727662849556026_n

Desde el pueblo de Fuencaliente, al sur de La Palma, el sendero de gran recorrido GR 131, o Ruta de Los Volcanes, continúa su ascenso (viene desde el faro de Fuencaliente, en el extremo sur de la isla), introduciéndose en el pinar justo por encima de la población.

14225602_1233274006738282_1603956849155135646_n

La senda, perfectamente delimitada por muros de piedra, sigue la cresta de esta dorsal volcánica que poco a poco va ganando altura con pequeñas elevaciones como la Montaña del Pino, donde existen unas antenas. A partir de aquí el entorno se hace más lunático apareciendo laderas de cenizas volcánicas de lapilli o picón.

14192044_1233274000071616_6331998820934823375_n

El siguiente volcán es la Montaña del Fuego, cuyo pequeño cráter se encuentra poblado por el pinar, y desde donde se percibe una buena vista del terreno pateado hasta ahora, de la costa sur de la isla con el Volcán de San Antonio sobresaliendo del bosque, y en el litoral, los aerogeneradores, las salinas y el faro de Fuencaliente.

14232524_1233274046738278_8267153956672178402_n

Siguiendo con nuestro periplo, aumenta la inclinación del sustrato volcánico que debemos ascender rumbo a la ladera sur del Volcán Martín. Pronto aparece una enorme fisura eruptiva en esta vertiente del volcán, por donde se desparramó en el año 1646 una colosal colada de lava, cuyo testigo actual es un ancho río de malpaís petrificado, y que avanzó hacia el este alcanzando la costa suroriental insular.

14238075_1233274266738256_8421740402529958079_n

En esta grandiosa y empinada ladera de ceniza volcánica, este mundo gris cenizo y lunático que abarca todo el horizonte visual, parece condenar a los amarillentos y raquíticos pinos a sobrevivir en la austeridad permanente, contrastando con el mayor desarrollo y verdor que alcanzan otros congéneres arraigados en sustratos más favorables.

14233228_1233278083404541_4897771177186121405_n

Tras la larga y cansina subida por la piconera, que hace resbalar y enterrarse las polvorientas botas en el picón, llegamos a una pequeña vaguada o rellano, salpicado de cuevas de lapilli, y anexa al mismo cráter del Volcán Martín, el cual, subiendo, se localiza desviado ligeramente a la derecha de la Ruta de Los Volcanes, senda que por supuesto sigue subiendo.

14202603_1233277513404598_8465012116692484905_n

Se puede ascender a la cima del volcán, de 1.597 m.s.n.m., para tener una mejor perspectiva de la fisionomía del cono volcánico, de forma un tanto alargada, así como de sus inclinadas, siniestras y oscuras laderas, y en el que, para no variar, algunos pinos colonizan el interior del cráter, a la vez que desaparece la tonalidad ceniza para dar paso a una mucho más terrosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: