BARRANCO DE FAGUNDO Y DE LOS HOMBRES

4 septiembre, 2016

14192186_1229673410431675_8738458643495925978_n

Texto y fotos Salvador González Escovar

Este recorrido senderista comienza en Roque Faro, en el norte de La Palma, a unos 1.000 m. de altura. El primer tramo transcurre por una pista forestal que prácticamente llanea entre majestuosos pinos canarios, cobijando un sotobosque de brezos, laureles, follaos, acebiños, fayas y helechos.

Avanzamos hacia el oeste atravesando algunas suaves vaguadas, que en la costa se transforman en algunos de los impresionantes barrancos de verticales farallones que uno tras otro surcan el abrupto norte palmero.

Pero de momento, en las barranqueras que vamos penetrando, la vegetación gana en humedad, diversidad y pureza, apareciendo hileras del bosque de laurisilva a lo largo de sus cauces y laderas; fiel reflejo de esa humedad es la cercana Fuente del Capitán, localizada en el barranquillo del mismo nombre, el mismo que aguas abajo es puro vértigo, conociéndose por Fagundo que contemplaremos más adelante.

En esta parte del pateo se atraviesa la solitaria carretera que baja hasta El Tablado, y después la que se dirige a Garafía, ésta, poco antes de llegar al parque etnográfico de La Zarza, lugar en el que es recomendable una visita para acercarnos a la historia de los antiguos pobladores de la isla, los beneahoritas, observando sus inscripciones y petroglifos, grabados en piedra con diferentes formas y figuras conservados en la zona.

14212826_1229676300431386_8372347110423088515_nDejamos atrás este museo al aire libre y el pequeño sendero que recorre el parque cultural entre laurisilva, y comenzamos el descenso hacia el litoral, aún lejano, por una senda que discurre por el lecho del poco profundo Barranco de La Magdalena, muy verde y frondoso y acompañándonos en todo momento con la magia y umbría del monteverde. Al igual que los otros tajos que arrugan el norte de la isla, gana espectacularidad más abajo, pero no tanto como sus vecinos por el este, como son los barrancos de Fagundo, de Los Hombres, de Franceses y de Gallegos, los cuales he atravesado en otra ocasión siguiendo el tramo del GR 130 que pasa por la costa norte.

14199762_1229673717098311_3962733267572497061_nEsta ruta tiene un recorrido circular, por lo que después de bajar un largo trecho por el Barranco de La Magdalena, lo abandonamos, todavía entre monteverde, para luego subir por su vertiente oriental. Poco después atravesamos la calzada que va a Don Pedro, bucólico caserío localizado en la lomada o divisoria entre barrancos, mientras al este se abre de manera colosal el Barranco de Fagundo, y a poca distancia del borde del acantilado marino que da nombre a la espectacular Costa del Arrogante, cuyo nombre le viene al pelo debido a la brutal, escarpada y salvaje geología que nos regala el litoral norte insular.

Acto seguido hay que cruzar el Barranco de Fagundo, descendiendo hasta el lecho y volviendo a subir por la vertiente opuesta, en marcados zig-zags y siguiendo el empedrado Camino Real de La Costa, hasta el siguiente caserío de El Tablado, asomando de manera casi insignificante en la lomada oriental del tajo, otro diminuto caserío y además empequeñecido ante la magnitud vertical del barrando que se desploma bajo las casas.

14115525_1229676787098004_2570809601995474623_o

En la costa norte de La Palma se alternan acantilados y desembocaduras de impresionantes barrancos, heridas en la corteza terrestre que no pasan inadvertidos ante los ojos del observador. Parecen fracturas en la piel del planeta que dividen la zona en porciones, y que se alargan más que hasta donde alcanza la mirada, intentando encontrar su nacimiento en las cumbres insulares. Son auténticas discontinuidades espacio-temporales que aíslan este pedazo insular en el espacio y en el tiempo, manteniendo a raya los usos humanos sobre este hostil, erosionado y a la vez bello territorio. Aquí los barrancos imponen su ley en la vida de los moradores de este espacio y me alegro que no siempre el hombre domine y manipule el territorio a su antojo.

A pesar de la reducida distancia al mar, sus paredones se tapizan del verdor que nos ha venido acompañando durante la excursión. La vegetación primero se agrupa en manchones dispersos, presentando mayor continuidad cauce arriba hasta fundirse con las frecuentes nubes que se encajan en estos tajos; tal vez sea el lugar del archipiélago canario donde el bosque de Monteverde se encuentra más cercano al océano.

14224766_1229681063764243_2010078962144305506_nComo en todo barranco, y más si es profundo, la flora se enriquece con respecto a la circundante, apareciendo también tajinastes, cardones, sabinas, dragos longevos y otras plantas rupícolas para las que vivir colgadas sobre el abismo no supone problema alguno, sino más bien una garantía de supervivencia frente a posibles depredadores como el ganado asilvestrado.

Al llegar a El Tablado, el panorama se repite cuando se profundiza mirando hacia oriente, derrumbándose la otra gran abertura en esta ruta, el Barranco de Los Hombres, igual de profundo que el anterior.

14117968_1229673830431633_6576043244554607156_nAncestrales, diseminados y bucólicos poblados, aislados del resto de la isla y entre ellos mismos por una sucesión de cañones que sin tregua surcan de oeste a este la vertiente norte palmera cercana a la costa; así es el Espacio Protegido de Guelguén, un lugar donde la dimensión vertical de una atormentada geología parece el núcleo principal alrededor del cual gira lo humano y lo natural.

14184292_1229673747098308_2388779671664883125_nSiguiendo con el sendero, a partir del caserío no hay que atravesar el Barranco de Los Hombres por su parte más profunda, sino subir al principio por la carretera que va a Roque Faro, asfalto que discurre por la divisoria que separa el Barranco de Los Hombres del de Fagundo. Más arriba, abandonamos la calzada y nos introducimos en el primero de ellos, e igualmente que su vecino, de perfil más suave y verde que en el accidentado relieve costero. Seguimos subiendo por él hasta llegar a Roque Faro, cerrando este duro pero visualmente inolvidable trayecto senderista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: