PUNTA DE LOS ROQUES

1 septiembre, 2016

14068264_1219058101493206_8209238297756697087_n

Texto y fotos de Salvador González Escovar.

Esta ruta comienza en la Ermita de la Virgen del Pino, a unos 850 m.s.n.m.

Al principio, tras haber pasado bajo grandes y maduros ejemplares de pino canario, el camino empedrado se empina y zigzaguea por la ladera occidental de la Cumbre Nueva hasta llegar a El Reventón, ya en la arista de la hilera de Cumbre Nueva, a unos 1.435 m. de altura. Este tramo antiguamente era utilizado como Camino Real que unía Santa Cruz de La Palma con Tazacorte, existiendo en este lugar un cruce de cuatro caminos posibles siguiendo los respectivos puntos cardinales.

Al estar sometido a la influencia del alisio que frecuentemente hace desbordar las nubes por la ladera occidental de esta hilera verde, el pinar puro de las cotas más bajas da paso al pinar enriquecido con fayal-brezal y otras especies botánicas propias del Monteverde.

14046002_1219059321493084_271432265787360626_nDesde esta hilera montañosa y si el día está despejado se contemplan ambas vertientes de la isla, con el Pico Bejenado despuntando sobre el Valle de Aridane, y el oscuro campo de volcanes de Cumbre Vieja y algunas coladas de lava asociadas, como la de Montaña Quemada, por el otro lado del valle.

14045819_1219064234825926_656925126421304467_nLa ladera oriental de Cumbre Nueva es más verde debido a la acción directa de las brumas del alisio, presentando además un mayor desnivel ya que la vertiente occitana cae sobre la plataforma de El Paso.

Desde El Reventón, el recorrido sube por la arista de la pared oriental del Valle del Riachuelo, primero por pista de tierra y más adelante por sendero, formando parte de la conocida como GR 131 o Ruta del Bastón, debido a la forma que adquiere al ser trazada sobre un mapa insular, discurriendo desde el puerto de Tazacorte hasta el faro de Fuencaliente, transitando por toda la crestería de la Caldera de Taburiente y la Ruta de Los Volcanes también en su integridad.

El pateo que nos ocupa solo es una parte de él, y sigue en continuo ascenso, pasando por los hitos montañosos del Risco de La Perra, Pico Ovejas (1.854 m., donde el límite del parque nacional abandona la cresta seguida, y bruscamente se dirige hacia el oeste), Pico Corralejo (2.044 m.) y Punta de Los Roques (2.087 m.), ya en medio del pinar, frecuentemente por encima de las nubes, atalayas en las que asomarse al vacío sobre el valle del Riachuelo, abismo que abre los ojos, atrayendo las sensaciones hacia un espacio en el que la vertiginosa dimensión vertical es la protagonista. Relajando la vista hacia el sur la hilera verde de Cumbre Nueva parece cada vez más modesta en altura formando un puente de unión con la más lejana y más desolada Dorsal volcánica de Cumbre Vieja ( curioso nombre pues es la parte más joven de la isla) contrastando ambas debido a la más escasa vegetación que presenta ésta última.

Mirando hacia el este, algunos barrancos como el de Juan Mayor y el de Los Pájaros se enfocan hacia la capital insular y ondulan el frondoso pinar, haciendo que las nubes penetren en esta sucesión de surcos enfilados hacia la vertiente oriental de la isla.

14068248_1219062041492812_2255573006992764751_nPunta de Los Roques, donde existe un refugio montañero, es el punto más elevado de la caminata, vértice de la arista del Valle del Riachuelo y que se alcanza después de haber superado un desnivel de unos 1.200 m. desde el inicio, y una de las puertas de entrada al parque nacional de la Caldera de Taburiente por su parte alta o crestería. Las vistas son apoteósicas, contemplando la plenitud de la caldera desde lo alto, alternando fugas que retienen el aliento, recios diques que de lejos parecen sendas a ninguna parte, agujas petrificadas por la erosión, recortados espigones que cautivan los sentidos e impresionantes paredones basálticos a punto de desplomarse sobre el fondo de la depresión. Contemplada desde lo alto la Caldera de Taburiente parece producto de un derrumbe masivo, de un brutal hachazo en el corazón de la isla, originando una geología vertiginosa, convulsa, voraz, abrumadora y que parece haberse tragado una porción insular, y de paso parte de nuestras sensaciones vitales.

La Cumbrecita, en la cabecera del Valle del Riachuelo, queda unos 800 m. más abajo y al otro lado de ella emerge la esbelta silueta del Pico Bejenado, el cual ya hemos superado en altura.

Detrás de él, la arista oeste de la caldera gana altura progresivamente desde El Time, perfilando el borde del Barranco de Las Angustias hasta el distinguible Roque Palmero; delante de ese pico, el poderoso Risco Liso traza un gran triángulo vertical en la pared de la depresión. El recorrido visual sigue por la altiva crestería hacia el Risco Chico, Morro de la Crespa, Roque de Los Muchachos, Los Andenes, Pico de La Cruz, Piedrallana y Pico de la Nieve, destacables morras, de más de 2.200 m.s.n.m., que coronan y rodean este inmenso socavón de 8 km de diámetro en la corteza terrestre.

Bajo este impresionante mundo mineral de paredones y fugas, el pinar recubre el interior de la caldera y disimula el discurrir de barrancos, como el de Rivanceras, el de Almendro Amargo y el de Taburiente.

Desde Punta de Los Roques, donde pinos y cedros solitarios parecen espectadores excepcionales a las puertas del abismo, el camino desciende algo hasta la Degollada del Río, donde surge otro gran tajo, el Barranco del Río, que busca rápidamente la zona baja de la vertiente oriental de la isla. En ambas divisorias las pendientes son extremas con un acantilado que ha segado parte de la cabecera del tajo que se enfoca hacia Santa Cruz de La Palma, lugar que al igual que muchos otros repartidos a lo largo de la crestería de la caldera, se irán ahondando en un tiempo geológico corto debido a la persistente erosión y al desmantelamiento de este escarpado territorio. Diques de curiosas formas resisten los factores erosivos, alguno de los cuales asemejan paredes levantadas por el hombre. Los promontorios importantes que coronan el circo perimetral de la caldera se ven cada vez más cerca, divisando el trazado del sendero que desde la degollada busca la primera de ellas, el Pico de La Nieve.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: